Víctimas de nuestra cabeza
Artículos Relaciones Personales

SOMOS VÍCTIMAS DE NUESTRA PROPIA CABEZA

Víctimas de nuestra cabeza
Por Ángela Peco Psicología.

Nuestro pensamiento es realmente quien crea nuestra realidad.

Todo comienza ahí.

La vida es como es, las cosas son como son, las personas hacen lo que hacen… el cómo a ti te afecta todo eso, depende de la interpretación que tú haces de esas cosas.

El pensamiento da lugar a la emoción… y si te enganchas a un bucle de pensamiento negativo – emoción dolorosa y autodestructiva… finalmente terminarás con tu propia derrota.

Nos enganchamos a emociones negativas de tristeza, frustración, dolor, enfado… y nos contamos la historia de que estas emociones que nos invaden son producto de la “mala suerte” que tenemos, de que se me ha roto el ordenador, me han llamado la atención en el trabajo, me ha engañado mi mejor amigo, me ha dejado mi pareja, no he podido hacer lo que tenía planificado…

Sin embargo… te estás confundiendo… tu mente te está engañando…

Tu problema no es lo que te pasa… a mucha gente le pasa todo eso… y peores cosas… y no todos se sienten de esa manera en esas circunstancias…

¿Entonces…?

Pues… entonces lo que ocurre es que has de poner el foco dentro, no fuera…

No son los hechos.

Son tus pensamientos sobre los hechos los que provocan esas emociones.

Si te descubres en una emoción negativa, que además se repite continuamente en tus días, en tu vida… pon atención a qué tipo de pensamientos están generando esa emoción.

El pensamiento genera tu emoción, y es esa emoción la que va a producir más pensamientos que la alimentan… y eso crea el círculo tóxico en el que te encuentras… Y ahí estás tú en esa rueda… como un pequeño hámster, sin saber cómo bajarte de la misma… cómo poder pararla…

La vida presenta situaciones complicadas: un despido, una ruptura amorosa… situaciones que no van a cambiar por mucho que pienses en ellas…

Analiza tus pensamientos:

  • ¿Tiendes a culpar a los demás de lo que te sucede?
  • ¿Te machacas a ti mismo, autocastigándote por lo que te pasa?

Pues ni lo uno ni lo otro… ACEPTA… la realidad es como es… no vas a poder cambiarla… SÓLO VAS A PODER CAMBIAR TU MANERA DE VIVIRLA.

La mayor parte de nuestros pensamientos son irracionales… es decir… no se corresponden con la realidad y sin embargo nos influyen directamente en cómo es nuestro estado emocional y finalmente van creando la realidad en que nos desenvolvemos…

Lo que piensas de ti mismo, lo que piensas de los demás, lo que piensas de lo que te sucede es lo que va a crear tu realidad…

Tu pensamiento va a generar tu ansiedad, va a generar tu depresión… no la situación que estás viviendo en sí.

Dos personas ante una misma situación pueden vivirla, experimentarla o entenderla de forma distinta en función de sus pensamientos.

Un pilar de la psicología es apoyarte a que seas capaz de sustituir los pensamientos irracionales por otros más realistas… Enseñarte a transformar los pensamientos para transformar tus emociones y por tanto apoyarte a tomar decisiones más adecuadas, sobre todo sin apoyarte en el miedo…

¿Qué emociones tienes? ¿Qué pensamientos se asocian a esas emociones?

  • Relativiza.

 

  • Elimina los “tengo que…”, “necesito…”, “debo hacer…” de tu vocabulario… también de tu diálogo mental… porque no somos superhéroes, y a veces cuando no logramos cumplir ese nivel de autoexigencia caemos en culpa, ira, depresión, miedo…

 

  • Cambia tus costumbres… y cambiarás tu vida. Todo gira en torno a estos tres verbos: PENSAR – SENTIR- HACER. Cambia uno de ellos y los otros dos cambiarán también. Para esto es importante TOMAR CONCIENCIA… Los pensamientos se automatizan… y el cambiarlo al principio ha de ser un EJERCICIO DE VOLUNTAD: es costoso, pero si lo haces de forma constante, cada vez que te pilles… finalmente automatizarás una nueva forma de pensar mucho más positiva, que sin duda mejorará tu vida. ¡Merece la pena probarlo!

 

  • Si sientes CULPA por algo… enciende tu alarma… Muchos problemas de salud mental, los más comunes (ansiedad, depresión, fobias…) aparecen cuando nuestro pensamiento se centra en interpretaciones negativas de hechos que nos han ocurrido, y en la culpa que nos generan esos hechos.

 

  • Practica la AUTORREFLEXIÓN, AUTOCOMPRENSIÓN y AUTOCOMPASIÓN… No te conviertas en tu propio enemigo.

 

  • Además de los pensamientos negativos propios… prueba a no sumarte a los pensamientos negativos colectivos… Nos restan energía y poder. ¿Te suenan estos?: “Odio los lunes”, “sin dinero no hay donde ir”, “se acabó el verano, se acabó lo bueno…”, “es lo que hay”…

 

Intenta hacer este ejercicio…

Coge papel y lápiz.

Identifica los pensamientos que te limitan.

Durante un par de semanas identifica cada noche qué situaciones te han hecho sentir mal. Anota al menos dos cada día.

En cada situación anota qué pensaste, qué sentiste y qué hiciste. En ese orden.

Anota las conclusiones que has sacado…

 

 

“Cada vez que discuto con la realidad, pierdo.”

Byron Katie.

amor Sternberg
Artículos Relaciones Personales

LOS 3 INSEPARABLES DEL AMOR…

amor Sternberg

Por Ángela Peco Psicología.

En este artículo vamos a analizar el AMOR, esta misteriosa y poderosa emoción… Basándonos en los trabajos de uno de los psicólogos que más tiempo ha dedicado en su vida en investigar sobre este tema, Robert Sternberg, con su Teoría Tridimensional del Amor.

El AMOR es una de las áreas humanas más inquietantes, complejas, emocionantes… Esta emoción puede subirnos al cielo o bajarnos a lo más profundo del averno…

Quizá…El AMOR… sea uno de los principales motivos por los que los pacientes acuden a consulta de psicología…

Gracias a Sternberg podemos analizar las relaciones amorosas, comprendiendo los sentimientos que aparecen en las diferentes etapas por las que va caminando una pareja en su relación según el vínculo que van desarrollando entre ellos.

LA TEORÍA DE ROBERT STERNBERG

Sternberg propone que para que ocurra una relación de amor verdadero han de convivir 3 componentes: PASIÓN, INTIMIDAD y COMPROMISO… y los define de esta forma:

  • PASIÓN: Deseo sexual o romántico de una elevada intensidad que se acompaña por una fuerte tendencia a buscar la unión física y/o emocional con el otro.
  • INTIMIDAD: Necesidad de conocer al otro, de experimentar confianza en lo que es, lo que hace y lo que siente. Sensación de cercanía y preocupación por su bienestar. Necesidad de acercamiento y de revelación mutua.
  • COMPROMISO: Voluntad de mantener el vínculo a lo largo del tiempo unido al sentimiento de responsabilidad que esta decisión conlleva. Querer superar problemas juntos.

Esta teoría que sorprende por su sencillez, ha sido avalada científicamente por cientos de estudios realizados.

Este es un ejemplo de representación de la Teoría del TRIÁNGULO DEL AMOR de Sternberg.

Gráfico Sternberg

¿Pero… cómo se interpreta?

Sternberg a partir de estas 3 dimensiones del AMOR, propone que según la intensidad en las combinaciones de unas con otras, pueden darse hasta 7 tipos diferentes de amor:

  1. Cariño: Aparece cuando hay INTIMIDAD, pero ni pasión ni compromiso. Muy típico de las relaciones de amistad. Son relaciones perdurables.
  1. Encaprichamiento: En este caso el único componente que existe entre los miembros de la relación es la PASIÓN, pero no existe intimidad ni compromiso. Son los “flechazos”… sentimientos de gran intensidad pero poco profundos.
  1. Amor Vacío: Sucede en relaciones donde ha desaparecido la pasión y la intimidad… y que se mantienen únicamente por un COMPROMISO formal adquirido por ambas partes. Algunas parejas que llevan mucho tiempo juntas suelen pasar por este tipo de amor… A veces es sólo una etapa… obsérvalo.
  1. Amor Romántico: En este caso hay PASIÓN y hay INTIMIDAD… pero el compromiso no existe. Es la sensación de flotar en el aire… todo es muy romántico, ideal… pero ante las dificultades es un amor que se desvanece…
  1. Amor Sociable: En este tipo de amor existe INTIMIDAD y COMPROMISO, pero cero PASIÓN. Son parejas en las que hay un disfrute con la compañía del otro, pero no existe deseo sexual alguno. Suele darse entre buenos amigos o parejas más maduras.
  1. Amor Fatuo: Existe PASIÓN y COMPROMISO fuertes… pero carecen de intimidad. El pegamento de estas relaciones es la pasión. Suele darse en personas que se muestran indecisas, o inseguras en muchas facetas de su vida.
  1. Amor Consumado: Sería el culmen del Amor. La relación en la que existe equilibrio entre los 3 componentes: PASIÓN, INTIMIDAD y COMPROMISO. Lo más difícil de este tipo de amor no es conseguirlo… sino mantenerlo.

Sternberg afirma que tendemos a buscar amor en aquellas personas que tienen una idea del amor similar a la nuestra… aunque con ciertas diferencias que nos hacen buscar la complementariedad.

También afirma que pueden existir otro tipo de relaciones en las que no aparecen ninguno de los tres componentes. Las nombra como formas de NO AMOR.

Los componentes pueden ir variando a lo largo del tiempo en su forma de aparecer en la pareja, transformando nuestras relaciones en un tipo de amor u otro.

“La pasión es la más rápida de desarrollar, y la más rápido se desaparecer. La intimidad se desarrolla más lentamente, y el compromiso más gradualmente aún”

Robert Sternberg

Quizá también puedan gustarte estos artículos:

¿AMOR… PARA TODA LA VIDA…?

LA VIDA EN PAREJA…

La ira reflejada en la furia de un gorila
Artículos Hábitos Saludables, Artículos Relaciones Personales

LA IRA… ¿CÓMO PARARLA?

La ira reflejada en la furia de un gorila

Por Ángela Peco Psicología.

Todas las emociones son normales y saludables… pero cuando perdemos el control sobre ellas… se nos vuelven en contra, convirtiéndose en monstruos que nos manejan.

Con la IRA pasa justo eso… cuando perdemos el control sobre nuestra propia ira, pueden ocurrir serias consecuencias a nivel personal, laboral, social… e incluso a nivel de salud.

La Ira, al igual que el resto de emociones, es una emoción neutra… no es ni buena ni mala.

Todos sentimos ira en un determinado momento, porque estamos diseñados para sentirla.

Si sentimos que nos tratan mal, o de forma injusta, o si algo no sale como esperabas… cualquier cosa puede despertar esa emoción…

Sin embargo… la emoción no es el problema en sí mismo.

El problema es… lo que hacemos con esa emoción. El problema es… que muchas veces la emoción supera nuestro autocontrol y podemos incluso… hacer daño a los demás… o a nosotros mismos.

Por ese motivo, por ti y por los que viven a tu lado, controlar tus estallidos de ira, y aprender a expresar tus emociones sin dañar, mejorará sin ninguna duda tu situación familiar, social, y de salud.

¿Cuáles son los pasos que has de ir dando?

  • Averigua qué esconde tu ira…

Puede haber muchas cosas debajo de la alfombra de la ira… desde conductas aprendidas de niño por imitación (gritos, golpes, tirar objetos, dar portazos, chillar, insultar…) porque aprendiste que así se resolvían los problemas…

Puede que tu ira sea la máscara que está utilizando otra emoción que no quiere salir… como por ejemplo la vergüenza, el dolor, la inseguridad… Desenmascara tu propia ira… cuando sientas que vas a estallar, pregúntate… ¿Es ira, o es vergüenza, dolor… que no se gestionar?

  • Observa las señales que hacen que todo se dispare…

Normalmente antes de la explosión, en nuestro cuerpo pasan cosas.

Es como una olla cuando empieza a hervir… al agua le pasan cosas.

Observa esas cosas:

  • Respirar más rápido.
  • Necesidad de caminar.
  • Tensión en los hombros.
  • Palpitaciones en el corazón.
  • Dolor de cabeza.
  • Aprietas la mandíbula.

Estas señales, te indican que algo no va bien, así es que mejor que vayas por otra dirección…

  • Aprende a calmarte.

Una vez que aprendes a detectar esas señales de las que te he hablado antes… el siguiente paso es tomar el control. Tú has de manejar tu ira, no ella a ti:

  • Respira profundamente… eso aliviará tu tensión física. Llénate de aire desde el abdomen, coge aire por la nariz y suéltalo por la boca en el doble de tiempo que has tardado en cogerlo… irás notando la calma dentro…
  • Muévete, pero ya. Tienes un exceso de energía que has de liberar… sal a caminar, a correr, ponte a limpiar la casa… lo que sea que te haga movilizar la energía.
  • Aunque te parezca un tópico…¡Si! Cuenta hasta 10, o hasta 20… pero es importante que tu mente se dedique a otra cosa diferente, la tienes que distraer, acabar con la cadena de pensamientos que disparan la ira.
  • Exprésala, pero bien.

 Evidentemente la ira que llevamos dentro, hay que sacarla… pero sin hacer ni hacernos daño… hay que sacarla, pero bien.

Hablando con respeto. Canalizando esa potente energía para lograr cambios positivos.

Si no expresamos la ira podemos incluso enfermar… imagina si es potente su energía…

Identificar sus niveles (desde la molestia… a la pasión ciega que nos lleva a destruir o autodestruirnos) es clave para su control.

Otra idea que me parece importante transmitiros es que NO PUEDES NO SENTIR IRA… viene en el lote. Nacemos con ella dentro. Todos los seres humanos la tenemos, incluso los seres más tranquilos la sienten y experimentan…

Pero todos hemos de aprender a controlarla, a lidiarla, a canalizarla de forma positiva, sin hacernos daño, ni a nosotros ni a los demás.

Todos los días tenemos mil razonas para enfadarnos… la vida no es perfecta a nuestros ojos… Aceptarlo, y encauzar de forma inteligente nuestra energía, hará que tengamos una vida más fácil.

La ira puede enfermarte…

Si partimos del enfoque holístico de la salud… partimos de la idea de que las enfermedades comienzan siendo emociones no resueltas, que cuando llegan a su nivel más alto alteran la salud física incluso.

Las emociones tienden a dañar o a impactar sobre diferentes áreas del cuerpo… en el caso de la ira, el punto de acción suele ser la zona estomacal y hepática: úlceras, cálculos biliares, problemas con la vesícula…

Puedes buscar algunos estudios serios que avalan esto… sé que puede parecerte un poco irreal… pero a veces la realidad supera la ficción.

Además, se relaciona la ira con: anomalías cardíacas, accidentes cerebro-vasculares, engrosamientos en las paredes arteriales…

A más ira, más adrenalina. A más adrenalina, más riesgo de sufrir estas afecciones…

¿Cuál es la salida?

  • Tomar conciencia de lo que estás sintiendo.

Ni explosión, ni implosión… ni para fuera, ni para dentro…

Antes de lanzar la bomba en un sentido o en otro, tienes que desactivarla.

Sólo puedes desactivarla tomando conciencia de que la tienes en tus manos. Obsérvala, siéntela, y desactívala. Te bastan con 10 segundos.

Recuerda lo que te he comentado antes… quizá no sea ira… quizá sea miedo… Siempre está mejor visto sentir ira, que sentir miedo… pregúntatelo…

Normalmente, la ira es sólo la punta del iceberg de algo más profundo.

  • No racionalices la emoción. Siéntela en todas sus manifestaciones y responsabilízate de ella.

Intenta unir la mente a la emoción, no las separes. No se trata de racionalizar lo que sientes… se trata de integrar mente, cuerpo y emoción. Todo está unido.

Comprender la emoción, responsabilizarnos de ella, sin juzgarnos por ello, sin culpar a nadie, sin mentir. Darte cuenta que tus emociones son tu responsabilidad. Tuya, nada más.

Apaga tu piloto automático, y enciende la conciencia sobre tus emociones. Trata de entenderlas, comprenderlas, aceptarlas y canalizarlas de forma positiva.

  • Detecta los pensamientos que activan tu ira… y páralos. Son la primera parte del proceso.

Lo que importa no es lo que pasa sino lo que creemos que pasa, lo que interpretamos. Nuestro pensamiento sobre lo que pasa es lo que nos enfada.

Detecta esto en ti, y te liberarás del sufrimiento que te está generando, que te estás generando.

¿Cómo empiezas?

Sé que, a nivel teórico, todo suena muy sencillo, pero en la práctica no lo es tanto… por eso, quizá lo mejor es comenzar con la técnica del Tiempo Fuera.

Cuando veas que el nivel de ira sube y sube sin poder frenarlo… observas tu cuerpo, tus pensamientos y eres incapaz de frenar… ¡vete! , ¡aléjate del lugar donde se ha empezado a disparar la ira!, deja que se enfríe el pensamiento, la emoción… y después vuelve y soluciona, con calma.

Es una técnica que se aplica sobre todo en casos de emergencia. Aléjate de la situación que te provoca ira. Eso es mejor que realizar alguna conducta que pueda hacer o hacerte daño.

Sobre todo, NO ECHES LEÑA AL FUEGO:

  • No realices conductas que te enciendan más: salir con portazos, rompiendo objetos…
  • Termina con los pensamientos que alienten la ira.
  • Las decisiones importantes, mejor no las tomes en un estado así.
  • Evita tomar alcohol o consumir drogas.
  • Trata de no conducir o llevar a cabo deportes de riesgo…

Tu objetivo ha de ser terminar con la ira… no que la ira acabe contigo.

“Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que sea el otro el que muera”

Buda

Artículos Infancia, Artículos Relaciones Personales

BULLYING: MONSTRUOS CON CARA DE NIÑO…

BULLYING

Por Ángela Peco Psicología.

1 de cada 10 niños sufre bullying o acoso escolar

No se trata de algo anecdótico o aislado…

Presta atención a las señales que tu hijo te ofrece… 

Como siempre os digo… no todo se expresa con palabras…

«La concienciación sobre el acoso escolar se ha incrementado, pero sigue pasando desapercibido para algunos por ser «cosas de niños».

Laura Corrochano.

Artículos Relaciones Personales

MALTRATO PSICOLÓGICO… LOS GOLPES INVISIBLES.

Por Ángela Peco Psicología.

El maltrato físico convive con el maltrato psicológico… aunque puede haber maltrato psicológico sin dar ni un solo golpe…

El arma de quien maltrata psicológicamente… la PALABRA.

Nadie lo sabe… es un acto privado, que al no evidenciarse físicamente queda oculto, silenciado…

Una palabra hiriente, una mirada fría, una mirada de desprecio, silencio, sentirse acosado/a, vigilado/a, no querido/a…

Todo comienza de forma sutil… y eso hace que la persona maltratada vaya disculpando esas pequeñas sutilezas… hasta que ya no puede salir de ese agujero… su autoestima está demasiado débil.

Hoy no te voy a explicar mucho más sobre mecanismos, fases, qué hacer… todo eso.

Hoy solo quiero que te respondas a estas preguntas:

  1. ¿Controla el dinero que te gastas? ¿tienes que pedirle el dinero a tu pareja? ¿le pides permiso a la hora de comprar algo, ya sea para ti o para la casa?
  2. ¿Te dice cómo vestirte? ¿si vas de alguna manera que no le gusta se enfada contigo y para evitarlo decides cambiarte de ropa? ¿Hay ropa que ya no te pones porque sabes que no le gusta?
  3. ¿Se enfada si quedas o llamas con tus familiares o amigos?
  4. ¿Mantienes relaciones sexuales aunque no te apetezcan porque si no, se enfada?
  5. Intenta contar las veces que haces cosas que no te apetecen o con las que no estás de acuerdo para evitar una discusión.
  6. ¿Controla tu móvil y tus redes sociales?
  7. ¿Tienes que contarle lo que haces en cada uno de tus horarios?
  8. ¿Le quita importancia a tus logros personales o profesionales? ¿los ridiculiza? ¿los minimiza?
  9. Cuando haces algo por tu pareja, ¿te lo agradece o te hace sentir que es tu obligación?
  10. ¿Organiza tu tiempo libre? ¿Sientes que no puedes hacer lo que quieres en tus ratos de ocio?
  11. ¿Cuando tienes algún problema lo minimiza con comentarios del tipo: eso no es nada…, te quejas de vicio, etc.?
  12. Cuando se ha dado una discusión, en la mayoría de las ocasiones ¿cedes tú aunque tengas razón porque podría pasarse días sin hablarte y haciéndote el vacío?
  13. ¿Si tiene un problema fuera del ámbito de la pareja (con su familia, en el trabajo, con sus amigos…), te hace sentir responsable de ello?
  14. ¿Te hace sentir que no sabrías salir adelante si no estuvieras a su lado?
  15. ¿Te sientes culpable cuando te enfermas?
  16. Si estáis en público, ¿sueles decir lo que opinas, o prefieres no opinar por si acaso te trae consecuencias con tu pareja?
  17. ¿Te chantajea emocionalmente a menudo para lograr sus objetivos?
  18. ¿Te recuerda una y mil veces los errores que has cometido?
  19. ¿Has dejado de contar tus problemas de pareja a tu entorno (amigos, familia…) porque sabes que si se enterase se enfadaría?
  20. ¿Temes el decirle algunas cosas porque sabes que su reacción puede ser desproporcionada?
  21. ¿Sientes que cuando un mismo hecho lo realiza otra persona lo valora más positivamente que si eres tú quien lo realiza?
  22. ¿Te sientes incómodo/a si te mira alguien del sexo opuesto por si acaso tu pareja se diera cuenta y pudiera ser motivo de otra discusión?
  23. ¿Sientes que necesitas su aprobación en cada cosa que haces, o incluso piensas?
  24. ¿Te sugiere, te pide o te ordena?
  25. ¿Sientes que no puedes ser tú mismo/a cuando estás con tu pareja?
  26. ¿sientes que aún sin que esté, cuando quieres ser tú mismo/a piensas en que tal vez le moleste y dejas de hacer las cosas que querías?
  27. ¿Te trata como si fuera tu padre/madre en lugar de tu pareja?
  28. ¿Las decisiones importantes las toma sin tener en cuenta tu opinión?
  29. ¿Te hace dudar de tus capacidades, de tu valía personal?
  30. ¿Le tienes miedo?

La persona que maltrata psicológicamente, se apoya en el PODER que tiene sobre la otra persona… a través del miedo que le hace sentir, o a través del sentimiento de culpa… poco a poco la persona maltratada se convierte en su marioneta, hasta tal punto que cree merecerse todo lo que le haga.

Personas con la autoestima totalmente destruida, con el alma rota.

Personas que incluso… protegen a quien las maltrata (Síndrome de Estocolmo)

Si te has identificado con las preguntas anteriores, te encuentras en el primer paso para asumir la idea de que has de empezar a llevar a cabo cambios drásticos en tu vida…

Ahora… no lo justifiques, tampoco pretendas que cambie, tampoco te creas eso que te dice de que “va a cambiar…”.

Firmeza.

Sigue adelante…

No olvides que puedes utilizar el teléfono anónimo 016 para solicitar ayuda.

 

“Pero a mí lo que me preocupa es el otro maltrato, el que no deja marcas en la piel”

Walter Riso

Artículos Relaciones Personales

SEPARADOS… PERO BIEN AVENIDOS

Por Ángela Peco Psicología.

Para nosotros, los adultos, afrontar una situación de ruptura sentimental es complicado y difícil.

Cuando hay niños por medio, para ellos es mucho más complicado y difícil aún…

Uno de los dos (o papá o mamá…)  ya no vive en casa, tampoco lo recoge ya del cole, ni le ayuda con los deberes, ni cenan juntos, ni hay beso de buenas noches…

Todo es raro para todos… pero para ellos, los niños, mucho más…

Los abuelos están raros, en casa todo es raro, todos estamos como tristes, el sonido del móvil nos altera… todo son horarios, prisas, gritos, preocupación… y sí, esta situación sin lugar a dudas, a los niños les afecta más…

Esta situación no solo les afecta en casa, sino en todos sus ambientes… jugando al fútbol, estando con sus amigos, mientras está en clase… Sienten rabia y esa rabia se muestra en su carácter, y lo exteriorizan como pueden o saben…

De todo esto podemos deducir que un divorcio… a veces no sólo es cosa de dos… por eso es tan importante que este momento se afronte por la pareja con hijos con una alta dosis de RESPONSABILIDAD. El objetivo: que la ruptura no afecte en nada el bienestar de los niños.

Un dato… En España aproximadamente en el 60% de los divorcios hay hijos de por medio…

Fundamental… Esforzarse por el buen entendimiento.

Pero esto no siempre es así… ya que cuando se llega a una ruptura, venimos de episodios de falta de respeto, de culpas o falta de amor… y eso siempre dificulta el entendimiento, porque cada uno ve el mundo desde su perspectiva… con sus propias gafas…

Con todo esto no quiero decir que una pareja tenga que mantenerse a pesar de los pesares “por los hijos”. ¡Ni mucho menos!

Es muy habitual escuchar decir eso de “Si no me separo es por mis hijos” …  Una frase que para nuestra mente es demoledora. Que consigue engañarnos y nos hace continuar y alargar una situación agónica de convivencia… por los hijos. Según mi experiencia… esto no hace, más que empeorar aún más las cosas…

Cuando una persona decide separarse, o se le pasa la idea por la cabeza en alguna ocasión, han tenido que venir pasando “cosas” que han terminado avocando los pasos a ese lugar del camino.

La persona que toma la decisión puede sentir frustración, dolor, decepción, enfado, tristeza… puede que ya esté cansada de haberlo intentado varias veces y de que al final, siga sin funcionar su relación… y llega un momento en el que te das cuenta que lo que era para siempre… ha llegado al final.

Plantéate si vives en un hogar (con todo lo que conlleva esta palabra) … o vives en una casa con alguien de quien eres compañero de piso y con quien, además, no te llevas bien…

Si sabiendo esto… sigues sin dar el paso “por los hijos…” has de saber que…  para los niños, el hecho de convivir en un hogar donde los padres viven en conflicto continuamente o mantienen una relación de irrespeto, sin comunicación… además de producirles angustia, estrés mantenido y confusión, también les está trasladando una FUENTE NEGATIVA DE APRENDIZAJE, de la que ellos aprenderán cosas como a relacionarse en pareja, a convivir con los demás, a solucionar los problemas, a mostrar afecto…

No me gusta nada utilizar esta frase… “Los niños son como esponjas…” , (aunque todos sabemos lo que quiere decir…) ¡los niños son personas!, y sí,  se enteran absolutamente de todo, y sienten todo.

Aunque creas que viven en su mundo de juguetes y cuentos maravillosos, ellos saben perfectamente cuando mamá está triste, cuando papá está alterado, cuando se cierra la puerta del baño porque papá y mamá están discutiendo… y estas situaciones les genera miedo, incertidumbre, culpa…

Imagina por un momento que tú eres un niño pequeño… ¿Acudirías a pedir ayuda, apoyo o simplemente a pedir un mimo a tu padre o tu madre si viven continuamente enfadados con la vida, encerrados en habitaciones separadas…? Seguramente que no… Quizás harías lo posible para lograr que tus padres se hablasen bonito, se dijeran cosas buenas… y quizá sintieras culpa si no consigues este objetivo… o quizá te pusieras a llamar la atención, portándote fatal para que así los dos tengan algo en común por lo que preocuparse que no sean ellos mismos…

No se… es bueno a veces (o siempre) ponernos en el lugar de los niños, o recordar el cómo nos sentíamos cuando nosotros lo éramos…

No separarnos “por los hijos” … y no hacer nada para mejorar nuestra relación, salvo dejar pasar el tiempo… no es responsable para con nosotros, pero tampoco para con ellos… porque les estamos enseñando mensajes muy contundentes…

  • En las relaciones de pareja hay que aguantar… al final todas son lo mismo…
  • En pareja no hace falta expresar afecto. Se puede vivir ignorando al otro… haciendo como si todo estuviera bien.
  • Los conflictos se resuelven evitando el problema… o en el otro extremo, a voces, a golpes…

¿DE VERDAD SIGUES PENSANDO QUE LA SEPARACIÓN PRODUCE UN TRAUMA EN LOS NIÑOS?

¿TIENES YA CLARO QUÉ ES LO QUE PRODUCE TRAUMA EN LOS NIÑOS?

Exacto… No todo va bien por el hecho de que papá y mamá vivan bajo el mismo techo… No es la separación lo que provoca el trauma en los niños… es el CÓMO se lleve a cabo esa separación

Cuando llevamos a cabo la separación de una manera adecuada, el niño está aprendiendo que a veces, aunque nos duela, hay que tomar decisiones complicadas en la vida…

Los adultos tenemos la responsabilidad de ser MODELOS para nuestros hijos… BUENOS MODELOS… y más aún a la hora de afrontar momentos complicados como lo es una separación.

Nuestros hijos afrontarán con entereza esta situación si nosotros como adultos cooperamos para llevarlo a cabo de manera positiva.

Como siempre te dejo ALGUNAS CLAVES:

  • NEGOCIACIÓN. Llegar a acuerdos es lo primero. Ganar-Ganar. Evita las críticas a la otra parte y no permitas que nadie de tu familia las lleve a cabo. No hay culpables. Ambos habéis llegado a la situación actual, ambos sois responsables de la misma…
  • Haz todo lo posible para que los niños NO TENGAN QUE IR ANTE UN JUEZ…
  • EXPLICARLE AMBOS a los niños, con cariño, lo que ha pasado y en qué punto del camino estáis como familia. Tienen que tener claro que no van a perder a ninguno de sus padres. Aquí dos puntos son importantes:
  • No generar expectativas de reconciliación
  • Evitar el sentimiento de abandono

– NO UTILICES A TUS HIJOS… No son moneda de cambio.

– SIGUES TENIENDO QUE CUMPLIR CON TUS OBLIGACIONES COMO PADRE O MADRE, te separas de tu pareja, no de tus hijos. Participar de su educación, de sus cuidados…

– SI TIENES UNA NUEVA PAREJA… NO CONFUNDAS A TUS HIJOS CON ROLES PARENTALES. Su madre siempre será su madre y su padre siempre será su padre. Introduce a esta tercera persona en su vida de forma suave… y sin confundirles.

– TU HIJO NO ES TU ESPÍA… TAMPOCO TU “CORRE-VE-Y-DILE”…

Los niños van a vivir el divorcio a través de los ojos de sus padres… Afrontar esta etapa de cambio centrados en el PARA QUE… en lugar de en el POR QUÉ… os ayudará a vosotros y también a los niños a vivirla desde una perspectiva que os aporte a todos, sobre todo, seguridad.

 

“Llevó años darme cuenta que el divorcio de mis padres no había sido mi culpa”

Kurt Cobain.

Artículos Hábitos Saludables, Artículos Relaciones Personales

¡QUIÉRETE… MUCHO!

¡QUIÉRETE… MUCHO

Por Ángela Peco Psicología.

AUTOESTIMA = AUTORRESPETO + AUTOACEPTACIÓN + AUTOCONCEPTO

Vamos a ir desarrollando esta idea poco a poco…

La valoración que hacemos de nosotros mismos… eso es autoestima. Podemos valorarnos en positivo o en negativo. Podemos vernos como listos o tontos, guapos o feos, abiertos o cerrados, tristes o alegres…

La forma en que nos valoramos tiene mucho que ver con cómo afrontamos la vida y sus diferentes pruebas… Si me estoy repitiendo hasta creerme que soy una persona triste a la que nadie quiere… ¿cómo creéis que afrontaré la vida?

Vamos formando nuestra autoestima desde que somos pequeñitos, “aprendemos a ser” de una determinada manera. Vamos respondiendo a la vida según quién somos (innato) y según cómo pensamos que somos (aprendido) y ambos componentes van conformando nuestra personalidad.

Cuando tenemos una autoestima positiva, confiamos en nosotros mismos, en nuestras capacidades, conocemos nuestros puntos fuertes, y también los débiles y hacemos todo lo posible por mejorarlos. Una persona así, se ve capaz de afrontar retos y responsabilidades. Además, está lanzando al mundo un mensaje: “Yo me valoro, pase lo que pase, y piensen de mí lo que quieran”.

Si nuestra autoestima es negativa, la actitud hacia la vida suele ser pesimista, con sentimiento de soledad, tendencia a no comunicar lo que siento y sentimiento de vacío y descontento en general. Esta persona se autolimita perdiendo muchas oportunidades para mejorar su bienestar. El mensaje que lanza al mundo una persona con baja autoestima: “Yo no me valoro… Necesito que los demás me valoren para sentirme bien”.

¿QUÉ COSAS PUEDES HACER PARA TENER SANA TU AUTOESTIMA?

  • Crea positividad por donde vayas: Cambia tu mundo, estés donde estés. Pon tu foco en las emociones y sensaciones positivas que vives (alegría, bienestar, placer…). A pesar de todo lo negativo que nos pase en la vida, siempre hay algo por lo que poder ser agradecidos y sentirnos afortunados.
  • Mantente lejos de las personas tóxicas: Son personas que te merman la autoestima continuamente… a veces no es fácil separarse de ellas por el sentimiento de culpa… pero sería la mejor decisión que puedes llegar a tomar. Tomar buenas decisiones también hace que tu autoestima crezca.
  • Ábrete a los cambios: La vida cambia de forma continua… muestra apertura. No juzgues y evalúa si algo va o no contigo. A veces las mejores oportunidades aparecen de donde menos te lo esperas. Abre los ojos y mira.
  • El pasado ya no existe: Estuvo ahí, pero ya no podemos hacer nada para cambiarlo. Todo pasa, todo es temporal. Aprender de lo que fue es lo más importante. Avanza, soluciona tus traumas sin anclarte a ellos, un paso adelante te ayudará a ver la vida con ojos nuevos. No permitas que el pasado determine tu futuro. Utiliza el PERDÓN, como recurso psicológico. Perdonar te va a ayudar a cambiar la percepción de lo que sucedió, te ayudará a comprender que todos, incluidos nosotros cometemos errores.
  • Identifica los pensamientos negativos, y páralos: Todo el mundo tiene pensamientos negativos… el problema es cuando son muchos, y no los controlas. Al contrario, ellos te controlan a ti… Por eso prestar atención a cuando aparecen es clave. Me doy cuenta de lo que estoy pensando. Analizo rápido porque estoy pensando así, y lo cambio por un pensamiento positivo. Si haces esto de forma diaria cada vez que “te pilles” pensando mal… te cambiará la cara ante la vida.
  • Aprende reconocer tus fortalezas. Si te pones a elaborar una lista de todas las cosas buenas que tienes a tu favor, lo que has logrado en la vida con ellas… te vas a sorprender de todo lo que eres capaz.
  • Responsabilízate de las decisiones que tomes. La equivocación es nuestra compañera de viaje, no un látigo con el que castigarnos. Aprende a reconocer tus errores. De esta forma será más fácil que aprendas a sumir riesgos. No pasa nada si te equivocas. Los errores no son sinónimo de fracaso, sino de intento.
  • Autorrecompénsate: ¡Prémiate cuando hagas las cosas bien! Hazte un pequeño regalo (o grande), dite algo bonito, haz algo que te guste hacer.
  • Tú has de ser tu prioridad: No, no eres egoísta por ello. Cuando cuidas tu bienestar eres una persona responsable también hacia los demás. Ten en cuenta que no puedes ofrecer a los demás aquello que no tienes.
  • Participa en actividades nuevas que nunca hayas hecho antes. Sal de tu zona de confort.
  • Maneja las críticas con inteligencia emocional. Las personas siempre van a buscar algo o alguien de quién hablar. No has de dar tanta importancia a la opinión de los demás. Da más importancia a tu opinión. Y por favor deja de compararte con nadie… compararse es la mejor manera de frustrarse. Sé tu mismo.

Si te paras a pensar… la única persona que está contigo todos los días de tu vida… ¡eres TÚ! Delegar nuestro estado de ánimo a los demás es un error. La única persona responsable de sentirte bien contigo misma eres TÚ.

Con toda esta lista ya puedes empezar a trabajar sobre ti. Ponte manos a la obra. Mantener alta nuestra autoestima, va a aportarnos muchos BENEFICIOS:

  • Tendremos más estabilidad mental.
  • Tomaremos mejores decisiones.
  • Bajará nuestro nivel de ansiedad y subirá nuestra sensación de seguridad.

¡Pero no tenemos que confundir tener una autoestima sana con ser narcisistas con la autoestima inflada! No tiene nada que ver…

Las personas narcisistas, con el ego por las nubes… realmente son personas inseguras. Autoestima no es ni egocentrismo, ni arrogancia, ni orgullo, ni superioridad…

Una persona que se muestra hacia los demás con prepotencia, destacando sus fortalezas y haciéndote ver sus perfecciones… que no te confunda. Su autoestima está herida.

Quizá nos cueste trabajo diferenciar esto, porque realmente la línea que separa a una cosa de la otra es muy fina… quizá la clave está en la humildad, que es una de las armas que “machaca” al ego. No somos ni mejores ni peores que los demás… somos diferentes.

Cuando te quieres a ti mismo… no tienes necesidad de “ensuciar la imagen de los demás”, ni de echarlos por tierra… Cuando te quieres a ti mismo, te es mucho más fácil querer a los demás.

 

“Te has criticado a ti mismo durante años, y no ha funcionado. Prueba a halagarte y observa qué ocurre”

 Louise L. Hay

Artículos Relaciones Personales

ÉPOCA DE ENFADOS… CALIENTA EL SOL…

Por Ángela Peco Psicología.

¡Por fin vacaciones!

Llega el verano, el solecito, el calor… y las ¡vacaciones!

Vivimos de tal manera, que el trabajo, las tecnologías y otras ocupaciones, hacen que nos olvidemos de algo importante… Nuestra familia.

Por eso… ¿Qué hacemos en vacaciones? Pues… sobre todo aprovechar para estar más tiempo con la familia. Al menos, seguro que más tiempo del que solemos pasar a lo largo del año.

Y ya sabes… “el roce hace el cariño”, …pero cuanto más tiempo pasamos juntos más probabilidades hay de que surjan problemas, rencores, y asuntos que solucionar…

Y como tenemos falta de costumbre… pues, eso hace que, muchas veces, en vacaciones… caigamos de nuestra idílica nube de algodón… y nos encontremos de bruces con la temida CONVIVENCIA y los conflictos que genera (y que, con el estrés, las prisas, y los «tengo que hacer…» no habíamos abordado a lo largo de todo el largo año).

El verano y sus vacaciones, sin duda, nos ofrece una oportunidad para que aprendamos a convivir en familia. Pero para eso… tenemos que darnos la ORDEN de… ¡RELAJARSE!…

Si te relajas, si no estás tan pendiente de lo que el otro hace mal, o lo que te molesta de los demás… Podrás conseguir muchas cosas buenas: Los vínculos de apego con tus hijos serán más sanos, y tendrán una autoestima de hierro… La relación con tu pareja será más reconfortante y rica… Existirán más momentos alegres y de colaboración… AL FINAL… ESO ES LO MÁS IMPORTANTE DE LAS VACACIONES.

Mantener una buena relación tanto con los hermanos como con los padres, fortalece los vínculos afectivos y mejora la autoestima de cada uno de los miembros de la familia. Aquí te dejo algunas pautas para mejorar tu convivencia familiar… ¡Toma nota de cara a las vacaciones!

PAUTAS PARA MEJORAR LA CONVIVENCIA FAMILIAR EN VERANO

  • ¡PLANIFICA!… SIN EXCESOS: Buscar actividades comunes (ver una película, escuchar música, dar un paseo, bailar, jugar…) que compartir (sin abusar de ellas) y respetar espacios a la vez. Aportar cada uno alguna idea (también los niños) y entre todos consensuar lo que podéis hacer. Pero… no se trata de planificar un sinfín de actividades que os dejen exhaustos, y sin tiempo para descansar realmente… DEJA EL EXCESO DE AGENDA… bastante ha sido todo el año…
  • REPARTIR LAS RESPONSABILIDADES: A veces esto resulta tan obvio, que se nos olvida… Es básico que para que TODOS los miembros de la familia dispongan de tiempo libre y de descanso, TODOS han de asumir responsabilidades. Es la única forma de que no sólo uno se agote, y de que no sólo unos pocos disfruten…

Los niños también entran dentro de este reparto de tareas, siempre de acuerdo a su edad y sus capacidades, además es una parte importante para ellos, ya que sienten que también aportan y enriquecen su autoestima y sentimiento de pertenencia al “clan”.

No te olvides de una cosa: ¡Las responsabilidades no conllevan el ganar un premio! No se hacen para conseguir algo… se hacen con naturalidad, y se enfocan de esa manera… Quizá pueda ayudar el hecho de que se conviertan en algo positivo, divertido… Que no se vean como una carga… Tu ejemplo aquí también es clave para ellos.

  • HABLAR… SOBRE TODO, HABLAR: Comunicarnos, expresarnos… Si los problemas no se hablan, si no solucionamos los malos entendidos… pues ¡ahí se quedan!, no se esfuman… se quedan ahí, esperando… y haciéndose más grandes… Quizá por esa razón el verano suele ser el momento en que estallan… porque muchos conflictos no resueltos nos están esperando con el bañador puesto…

Puede que “notes” o sientas que tu hijo, o tu pareja tengan un problema… si no lo cuenta por pudor, por indefensión, por lo que sea… anímales a que lo hagan. Con paciencia. Si muestras interés a prueba de negación seguro que finalmente lo comparten contigo. Buscar soluciones entre todos es la mejor forma de “hacer familia”.

¡Pero esto no quiere decir que te pases al otro extremo! Es importante respetar las emociones y los tiempos de cada uno…

Es decir… “Ni Juan, ni Juanillo…” El EQUILIBRIO del que siempre os hablo.

  • RESPETAR LA INTIMIDAD: Todos tenemos días o momentos en los que necesitamos estar solos con nosotros mismos. Quizá este sea uno de los puntos más calientes. Es decir, de los que más conflictos genera. Cada uno hemos de tener nuestro espacio de privacidad, y lugar para tener nuestra propia manera de hacer las cosas… Y esto me enlaza con otro punto clave… la MEZCLA DE ROLES… pon tus alertas y si te pillas dentro de un conflicto generado por este punto, ¡para!… y busca esta explicación que te añado a continuación…

En verano, por proximidad, por espacio y por tiempo… “todos nos metemos en los roles de todos” … y eso nos molesta.

Algunos ejemplos:

 “Si siempre soy yo la que fríe los pimientos, y hoy los estás friendo tú… me pongo de los nervios, porque estás salpicando la cocina, se te están quemando, les has puesto poca sal… y no hay nadie que fría los pimientos mejor que yo”.

Y pasa lo mismo con otros hechos “sin importancia” …

“Si siempre soy yo quien conduce…”

“Si siempre soy yo quien hace las cuentas con el niño… y hoy decides hacerlo tu…”

Así es que por favor, PACIENCIA y TOLERANCIA… Respeta que cada uno tenemos formas diferentes de hacer las cosas… y que en vacaciones es necesario que flexibilicemos nuestros roles.

  • PRACTICA EL “PEDIR PERDÓN”: Uff… como nos cuesta a todos pedir perdón… Pero es algo IMPRESCINDIBLE para mantener relaciones familiares sanas. Vences tu orgullo, reconoces el error… y lo dices: “lo siento”. ¿Cómo crees que va a reaccionar la otra persona ante esto?… Pues, es muy probable que con COMPRENSIÓN. Por un lado, tú, “te quitas un peso de encima”, por el otro lado, el otro… mejora su empatía porque se pone en tu lugar y te comprende. De lo contrario… las dos partes se reafirman en el ego, y “el Ego… responde siempre al Ego del otro…”.
  • CELEBRAR JUNTOS LOS ÉXITOS DE LOS OTROS: Cuando un miembro de tu familia consigue un logro, es un éxito familiar. No han de ser grandes cosas… quizá es celebrar la caída de un diente de tu hijo, o celebrar que ha aprobado todo, o celebrar que hemos acabado de pagar el coche… Tampoco es necesario preparar una gran fiesta, con mesas dulces y sesiones de fotos… quizá es sólo preparar una comida especial, sorprender con un detalle… Son momentos de recarga, de unión, de CREAR BUENOS RECUERDOS juntos.
  • COMER JUNTOS SIN TELE, SIN MÓVIL…: Parece mentira que algo tan primario como es comer… nos una… Pues sí, así es.

Cuando nos reunimos en torno a una mesa, para comer, nos une. Se fortalecen nuestros lazos familiares y ayuda a que se refuerce el vínculo con los más jóvenes. Ayuda a nuestros hijos porque su cerebro necesita mantener conversaciones de forma regular con sus padres, eso les ayuda a entender sus necesidades y las expectativas que ellos tienen.

  • PASE LO QUE PASE… SIEMPRE RESPETO. Sobre todo, a tus mayores, por favor… hacia todos, pero en especial a ellos. El respeto se enseña con EJEMPLO, las teorías, son eso… Si tú hablas de respeto, pero se lo faltas continuamente a tu pareja, a tus padres mayores… tus hijos aprenden por imitación. Así es que NI LA EJERZAS, NI LA PERMITAS (la falta de respeto). Muy importante.

Intenta no juzgar, cada uno es responsable de aquello que hace o deja de hacer, de lo que tolera y lo que decide. No tienes que estar de acuerdo con todos los miembros de tu familia. El desacuerdo también enriquece si se afronta desde el respeto.

  • DISCUSIONES ZERO. Hablar no es discutir. Cuando hablas y dialogas, te sientes bien, después. Cuando discutes no. Nadie se siente bien después de una discusión… y los primeros que no comprenden lo que pasa… los más pequeños. Recuerda que, en vacaciones, ellos también están más presentes en el núcleo familiar… se “empapan” de todo… y les afecta mucho, todo.

Si detectas que estás a punto de ¡BOOM!… tómate tiempo para relajarte… y ya, después en calma y con sensatez, y sin estruendos… afrontas el problema.

  • MUESTRA TU CARIÑO. Expresa tu afecto, tu ternura, tu gratitud, tu amor… de la manera que quieras… pero en bonito por favor… no caigas en eso de “yo es que no soy de besos… no soy de hablar… no soy de…”. Son excusas para no salir de tu zona de comodidad… Todos somos de AMOR. Todos reaccionamos bien ante él. ¡Arriesga! ¡Y… demuestra!

Estos son los pilares clave para una buena convivencia, sabiendo que ninguna familia es igual a otra, que cada una tiene sus propios problemas, sus propias dinámicas… A veces bajo un mismo techo se unen personalidades muy fuertes y las circunstancias pueden ser complicadas…

Sea como sea… no dejes que el caos se imponga al respeto y la tolerancia. Las personas son quienes forman a las familias. De las personas que la forman depende que la familia sea sana o no lo sea.

Realmente, si te paras a pensar sobre todo lo que llevas leído hasta ahora… es HACER VALER LA CALIDAD (la calidez…), FRENTE A LA CANTIDAD. Aprovechar las vacaciones para crear relaciones familiares de calidad.

 

“La familia es la cosa más importante del mundo”.

Princesa Diana

Artículos Relaciones Personales

PERSONAS QUE «ENVENENAN»…

Por Ángela Peco Psicología.

Normalmente rodearnos de personas “nos recarga las
pilas”. Cuando nos sentimos abatidos, quedamos con algún amigo y vemos todo de
otra manera. Somos seres sociales, y estar y compartir con personas es una de
las acciones que más nos engrandecen personalmente.

Pero otras veces… ¡ocurre justo al contrario!…
cuando nos vemos con alguien con quien nuestro ánimo cambia, … pero a peor.

chica maleta

Y aun sabiéndolo (…aunque nos demos cuenta de que
estamos en una relación tóxica es muy difícil salir de ella…) somos incapaces
de reaccionar cuando estamos con estas personas… Pero cuando llegas a casa,
sientes como si te hubiera absorbido toda tu energía: te sientes mal, cansado,
enfadado, sientes que te ha humillado sutil o abiertamente, o que te ha
manipulado… Y te das cuenta, que te sientes de así cada vez que te relacionas
con esa persona en concreto.

Para estas personas, las “víctimas perfectas” son
personas con un carácter más débil (en apariencia) que siempre ceden a sus
pedidos, por más caprichosos o arbitrarios que resulten. El resultado es que
siempre se salen con la suya… por encima de quien sea… y tú se lo estás
permitiendo, e incluso estás colaborando para que eso sea así…

No pienses que sólo te pasa a ti…

Todos tenemos cerca a personas de este tipo en
nuestra vida… se las conoce como “PERSONAS
TÓXICAS
” … y puede ser cualquiera. Lo importante es que aprendas a
reconocerlas, y a hacerte consciente de cómo te sientes en su presencia y ante
sus artimañas y… ¡te alejes de ellas!.

A veces no es fácil alejarte… lo sé, porque pueden
ser personas de nuestra propia familia, o de nuestro entorno laboral… pero al
menos haz algo para “protegerte” de ellas…

¿De qué personas
hablamos?

  • Personas a las
    que les cuentas cómo te sientes con su actitud, y son capaces de “dar la vuelta
    a la tortilla” con una gran habilidad, haciéndote sentir culpable de cada
    situación que le has planteado…
  • Carecen de
    empatía: Aunque saben hacerlo, no les “sale de dentro” hacerlo. Son incapaces
    de ponerse en el lugar de los demás. Cuando lo hacen, es puro pose… buscan algo
    detrás, siempre con un beneficio a su favor. No les importa si sus palabras o
    su forma de actuar influye de manera negativa en los demás.
  • Personas
    miedosas, que todo les asusta, que nunca quieren hacer nada distinto… Y lo peor
    no es eso, lo peor es que tratan de convencerte de que tú tampoco cambies,
    arriesgues, avances… sembrarán la duda y el desánimo en todo lo que les cuentes
    que quieres hacer.
  • Amigos que sólo
    te llaman para contarte problemas, y cuando les ayudas, después … “se esfuman”.
  • Personas que te
    desvalorizan en público, porque es la manera en que ellos pueden
    “engrandecerse”. Son personas que realmente tienen una baja autoestima, y lo
    que hacen es crecerse rebajando a los demás, aprovechándose de ellos, y
    quedándose con sus méritos.
  • Personas que
    continuamente critican a otros… ¿crees que no te critica a ti cuando está con
    otros?… no seas ingenuo… ¡también lo hacen! Siembra la desconfianza de todos
    con todos, busca siempre crear desacuerdos dentro de los grupos, siempre hay
    algo que no le parece bien de alguien… enfrenta a unos con otros contando
    mentiras, tergiversando conversaciones… Son como “apisonadoras emocionales” que
    destruyen a base de constantes críticas, miedo, culpa y negatividad…
  • Personas que no
    se alegran cuando la “vida te sonríe”, incluso se permiten lanzar sus
    comentarios envenenados… poniendo en juicio tu esfuerzo o lo que vales. No es
    que a ellos les vayan mal las cosas… lo único que no soportan que te vayan bien
    a ti.
  • Personas en
    “modo queja” constante. Ellos son lo que están peor que nadie… sin embargo, no
    hacen nada para cambiar esa situación. Quieren que continuamente les escuchemos
    y les reafirmemos en cómo se encuentran… vuelvan en ti toda su “basura
    psicológica”.

En definitiva… son personas que no saben valorar
nada que no sea lo suyo, expertas en encontrar siempre un fallo a todo y a
todos. Nada es suficientemente bueno… siempre encuentran algo que está mal.

Pero… ¿sabes una cosa…? ¡PUEDES ALEJARTE DE ELLAS!

Ponles distancia…

¿Cómo puedes
distanciarte de este tipo de personas?

Si tú toleras que te traten mal… pasará algo que es
evidente… TE TRATARÁN MAL.

Si no quieres que nadie te trate así, tú tienes que
ser capaz de transmitir ese mensaje…

¿Cómo hacerlo?

Con ASERTIVIDAD.

Sí, estas personas están ahí para que tu entiendas
que tienes que mostrarte más asertivo. Que tienes que mostrar a los demás que quieres
que te traten con RESPETO. Has de aprender a: Ser capaz de poner límites… Frenar
el exceso de confianza de los demás… Aprender a “decir NO”, sin sentirte
culpable por ello. ¡Tienes derecho a hacerlo!

Quizá la opción de alejarte es complicada cuando
estas personas son parte de tu familia, amigos, o trabajo… Pero… EL HECHO DE
QUE VIVAN CONTIGO O COMPARTAS CON ELLOS PARTES DE TU TIEMPO… NO LES DA DERECHO
A QUE TU TENGAS QUE CALLARTE Y AGUANTAR…

No es fácil… pero quizá sea el momento de que
empieces a tomar decisiones al
respecto.

Sabes perfectamente quien te aporta, y quien te
agota… y sabes que quien te agota, quien es falso, quien te utiliza… cada vez
te importa menos… porque además te daña.

Sólo te falta el valor para poner distancia.

Hazlo… verás todo con más claridad. Y ya fuera de
sus redes y con toda tu energía podrás darte cuenta de que ha sido la mejor
decisión que has podido tomar.

Quizá caigas en la trampa psicológica de querer ayudar
a
estas personas a que… cambien

Inténtalo si quieres… pero la experiencia me dice…
que NO PODEMOS AYUDAR A QUIEN NO QUIERE SER AYUDADO. Ellos no quieren cambiar…
¡quieren que cambies tú!

Algunas pautas para que “entrenes” …

  • No les des tanta
    importancia. Réstales tu atención.
  • Sácalas de tu
    vida y deséales lo mejor.
  • No polemices con
    ellas, no pretendas caerles bien… rodéate de gente buena.
  • Ve siempre con
    precaución… no les cuentes lo que no quieras que sepan.
  • No hables de
    ellas cuando no están. Cuanto más tiempo las tengas en tu pensamiento, más
    grande se hará su presencia en ti.
  • Perdónalas
    internamente… no hace falta que se lo digas a ellas.

Poner distancia en una relación tóxica NO SIGNIFICA
QUE SEAS EGOÍSTA… es el camino que eliges para proteger tu salud emocional.

   “En la vida
no todo el mundo es reemplazable. Ten cuidado de no hacer daño; deja tu huella,
no cicatrices…”

Anónimo.

Artículos Relaciones Personales

¿AMOR… PARA TODA LA VIDA…?

Por Ángela Peco Psicología.

Empezamos la temporada de bodas.

Declarar delante de todos que “Amas a alguien, para toda la vida”, firmarlo, grabarlo en oro… (el más puro de los metales).

Esa frase que está arraigada dentro de nosotros… (queramos o no) y que nos condiciona a la hora de elegir a esa persona con la que queremos compartir la vida en todas o muchas de sus facetas: “Para toda la vida”…

amor arena

Esta frase dota de solemnidad (casi asusta un poco) a un sentimiento “sencillo”, lleno de magia y presente en la vida de todos: el Amor.

Quizá en alguna ocasión te has preguntado al ver a una pareja mayor, o incluso al ver a tus padres… ¿cómo han conseguido mantener todo el tiempo su relación, sin rendirse, sin aburrirse y aún, mostrándose cariño…? Y quizá después de esta pregunta, te has respondido de una de estas dos maneras:

  • Porque se han resignado a vivir juntos.
  • Porque han aprendido a convivir, a respetarse, haciendo prevalecer el cariño por encima de todo lo demás.

Pero volviendo al presente… ahora todo es distinto.

Las relaciones de pareja cada vez duran menos tiempo, y es cada vez más complicado tener una pareja para toda la vida.

Cuando empezamos la aventura de una nueva historia de amor deseamos con toda el alma que sea “la definitiva”, que nos dure siempre. Pero… muchas veces, con el paso del tiempo y a pesar del “esfuerzo” que realizamos, el amor se acaba.

Muchos estudios han demostrado que lo que entendemos como Amor… dura ¡¡¡tres años!!! … sorprendente?? Realmente este tiempo es lo que dura la novedad, la sorpresa, lo que nos mantiene en modo ON… pero el AMOR es mucho más.

El que una pareja se mantenga en el tiempo puede relacionarse en gran medida con estos factores:

  • Admiración mutua. Quiero decir… admirar al otro por lo que es en su intimidad, no tanto por sus logros, su posición social o económica… no, me refiero a admirarlo porque valoras más sus aspectos positivos que los negativos, que también eres capaz de ver.
  • Compromiso. Muchas personas aún siguen pensando que el compromiso está relacionado con casarse, tener hijos, una mascota o tener una hipoteca común… Esos son compromisos sociales, por los que muchas “parejas” se mantienen atrapadas… pero no es a ese tipo de compromiso al que me refiero. Se trata de que cada miembro de la pareja sea consciente de sus valores principales, y que cada miembro se comprometa con los valores fundamentales del otro.
  • Confianza. Conceder y concederte espacio dentro de la pareja. Confianza no es control. Confiar es respetar la libertad.
  • Atracción. El mantener una vida sexual sana y satisfactoria para ambos, es igual de importante a la hora de lograr una pareja que perdure. Esto también significa saber gestionar los periodos en los que, fisiológicamente, puede haber una pérdida de la libido.

Pero no quiero que nos quedemos aquí…

Es clave que entendamos que estos factores han de ser bidireccionales en la pareja. No pueden ejercerse sólo en una dirección, y tampoco ser estáticos… han de evolucionar en el tiempo, en ambas direcciones. Esto significa que los dos miembros de la pareja han de recibir del otro y ofrecer al otro admiración, compromiso, confianza y atracción, para que la relación no empiece a cojear.

Un par de apuntes para aterrizar estas ideas:

  • Bajar a Tierra: Normalmente cuando comenzamos una relación no podemos evitar “idealizar” al otro. De hecho, este fenómeno tiene la culpa de que muchas relaciones no vayan a ningún lado… El amor romántico de telenovela juega malas pasadas. Las buenas relaciones se construyen cada día.
  • Trabajar en Equipo: Crecer al lado de tu pareja es clave, conseguir su apoyo en tus logros, y apoyarlo en los suyos. Una pareja que se mantiene igual durante años, que se acomoda en sus avances, corre el peligro de que le ocurra lo mismo que al agua cuando se estanca… Marcarse objetivos juntos y por separado, con el apoyo del otro, revitaliza la relación. El amor que dura toda una vida trabaja en equipo. Son dos personas mirando en una misma dirección y apoyándose la una en la otra.

En referencia a este último apunte… sí, hablar de pareja es hablar de dos, si no, no sería pareja… pero hablar de dos no significa hablar sólo de dos, porque dos es igual a uno más uno… es decir, pareja es hablar de EQUILIBRIO entre Dependencia e Independencia.

Trabajar en equipo, ya sabes lo que conlleva:

  • Tener bien definidos los roles, pero sin rigideces, siempre actuando con flexibilidad, en un espacio de libertad.
  • Manejar bien los conflictos.
  • Saber cuándo perdonar, ceder, dar nuevas oportunidades…
  • Aliviar el estrés del otro.
  • Cuidar al otro, y saber cuidarse a uno mismo…

El amor es un viaje en compañía.

Este viaje no siempre es fácil, implica mantener el compromiso y la admiración a pesar de las dificultades y de las diferencias que surgen. Superar los cambios que aparecen en la vida interna y externa de las dos personas que conforman la relación. Afrontar los desafíos vitales con entendimiento y buscando siempre ese ganar-ganar para ambos. Porque Amar nunca es perder.

De hecho, si sientes que en tu pareja estás perdiendo… es que algún “enemigo secreto” del amor se ha colado en tu relación.

¿Cuáles son estos enemigos secretos?

Control. Desprecio. Crítica interna y abierta. Faltas de respeto. Falta de compromiso…

En el momento que se cuelan… tienden a multiplicarse, de forma sutil a veces, o descarada otras… y sientes que duele, que hace daño, y dañas, y entonces… el veneno está haciendo lo que sabe hacer. El antídoto: SÍNCERATE. Primero, contigo mismo/a. Nadie va a llenarte tus vacíos internos y tampoco puedes culpar a nadie por ellos.

Las personas pasamos a lo largo de nuestro camino vital por varios momentos críticos. Si estás en pareja, esos momentos los vives a su lado.

Me refiero a momentos negativos, pero también positivos como: Que no encuentras trabajo, que fallece una persona importante para ti, que no vienen los hijos o que sí habéis tenido un hijo, ¡o dos!, que has ascendido laboralmente…

Cuando ocurren hechos así, nuestro cerebro está afrontando esos cambios, porque nos tenemos que adaptar a nuevas circunstancias.

Pues la pareja, igual que el cerebro, ha de adaptarse a las mismas.

Y de nuevo aparece una palabra de la que os he hablado en ocasiones: la RESILIENCIA, que es fundamental en todos los aspectos de nuestra vida para lograr el éxito, y por supuesto, también lo es, cuando hablamos del éxito en la pareja.

RESILIENCIA: Capacidad que tiene una persona para superar una circunstancia adversa y que sale fortalecida de la misma, una vez que la supera. Importantes aquí cuatro palabras: Flexibilidad, creatividad, dinamismo y comunicación.

Cuando una pareja aplica estas cuatro palabras en las etapas de cambio en su vida común, se convierte en una pareja “inoxidable”, y en estas parejas, ninguno de sus miembros limita la libertad individual del otro.

“Un matrimonio de éxito requiere enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona”

Mignon McLaughlin