Artículos Relaciones Personales

PERSONAS QUE «ENVENENAN»…

Por Ángela Peco Psicología.

Normalmente rodearnos de personas “nos recarga las pilas”. Cuando nos sentimos abatidos, quedamos con algún amigo y vemos todo de otra manera. Somos seres sociales, y estar y compartir con personas es una de las acciones que más nos engrandecen personalmente.

Pero otras veces… ¡ocurre justo al contrario!… cuando nos vemos con alguien con quien nuestro ánimo cambia, … pero a peor.

chica maleta

Y aun sabiéndolo (…aunque nos demos cuenta de que estamos en una relación tóxica es muy difícil salir de ella…) somos incapaces de reaccionar cuando estamos con estas personas… Pero cuando llegas a casa, sientes como si te hubiera absorbido toda tu energía: te sientes mal, cansado, enfadado, sientes que te ha humillado sutil o abiertamente, o que te ha manipulado… Y te das cuenta, que te sientes de así cada vez que te relacionas con esa persona en concreto.

Para estas personas, las “víctimas perfectas” son personas con un carácter más débil (en apariencia) que siempre ceden a sus pedidos, por más caprichosos o arbitrarios que resulten. El resultado es que siempre se salen con la suya… por encima de quien sea… y tú se lo estás permitiendo, e incluso estás colaborando para que eso sea así…

No pienses que sólo te pasa a ti…

Todos tenemos cerca a personas de este tipo en nuestra vida… se las conoce como “PERSONAS TÓXICAS” … y puede ser cualquiera. Lo importante es que aprendas a reconocerlas, y a hacerte consciente de cómo te sientes en su presencia y ante sus artimañas y… ¡te alejes de ellas!.

A veces no es fácil alejarte… lo sé, porque pueden ser personas de nuestra propia familia, o de nuestro entorno laboral… pero al menos haz algo para “protegerte” de ellas…

¿De qué personas hablamos?

  • Personas a las que les cuentas cómo te sientes con su actitud, y son capaces de “dar la vuelta a la tortilla” con una gran habilidad, haciéndote sentir culpable de cada situación que le has planteado…
  • Carecen de empatía: Aunque saben hacerlo, no les “sale de dentro” hacerlo. Son incapaces de ponerse en el lugar de los demás. Cuando lo hacen, es puro pose… buscan algo detrás, siempre con un beneficio a su favor. No les importa si sus palabras o su forma de actuar influye de manera negativa en los demás.
  • Personas miedosas, que todo les asusta, que nunca quieren hacer nada distinto… Y lo peor no es eso, lo peor es que tratan de convencerte de que tú tampoco cambies, arriesgues, avances… sembrarán la duda y el desánimo en todo lo que les cuentes que quieres hacer.
  • Amigos que sólo te llaman para contarte problemas, y cuando les ayudas, después … “se esfuman”.
  • Personas que te desvalorizan en público, porque es la manera en que ellos pueden “engrandecerse”. Son personas que realmente tienen una baja autoestima, y lo que hacen es crecerse rebajando a los demás, aprovechándose de ellos, y quedándose con sus méritos.
  • Personas que continuamente critican a otros… ¿crees que no te critica a ti cuando está con otros?… no seas ingenuo… ¡también lo hacen! Siembra la desconfianza de todos con todos, busca siempre crear desacuerdos dentro de los grupos, siempre hay algo que no le parece bien de alguien… enfrenta a unos con otros contando mentiras, tergiversando conversaciones… Son como “apisonadoras emocionales” que destruyen a base de constantes críticas, miedo, culpa y negatividad…
  • Personas que no se alegran cuando la “vida te sonríe”, incluso se permiten lanzar sus comentarios envenenados… poniendo en juicio tu esfuerzo o lo que vales. No es que a ellos les vayan mal las cosas… lo único que no soportan que te vayan bien a ti.
  • Personas en “modo queja” constante. Ellos son lo que están peor que nadie… sin embargo, no hacen nada para cambiar esa situación. Quieren que continuamente les escuchemos y les reafirmemos en cómo se encuentran… vuelvan en ti toda su “basura psicológica”.

En definitiva… son personas que no saben valorar nada que no sea lo suyo, expertas en encontrar siempre un fallo a todo y a todos. Nada es suficientemente bueno… siempre encuentran algo que está mal.

Pero… ¿sabes una cosa…? ¡PUEDES ALEJARTE DE ELLAS!

Ponles distancia…

¿Cómo puedes distanciarte de este tipo de personas?

Si tú toleras que te traten mal… pasará algo que es evidente… TE TRATARÁN MAL.

Si no quieres que nadie te trate así, tú tienes que ser capaz de transmitir ese mensaje…

¿Cómo hacerlo?

Con ASERTIVIDAD.

Sí, estas personas están ahí para que tu entiendas que tienes que mostrarte más asertivo. Que tienes que mostrar a los demás que quieres que te traten con RESPETO. Has de aprender a: Ser capaz de poner límites… Frenar el exceso de confianza de los demás… Aprender a “decir NO”, sin sentirte culpable por ello. ¡Tienes derecho a hacerlo!

Quizá la opción de alejarte es complicada cuando estas personas son parte de tu familia, amigos, o trabajo… Pero… EL HECHO DE QUE VIVAN CONTIGO O COMPARTAS CON ELLOS PARTES DE TU TIEMPO… NO LES DA DERECHO A QUE TU TENGAS QUE CALLARTE Y AGUANTAR…

No es fácil… pero quizá sea el momento de que empieces a tomar decisiones al respecto.

Sabes perfectamente quien te aporta, y quien te agota… y sabes que quien te agota, quien es falso, quien te utiliza… cada vez te importa menos… porque además te daña.

Sólo te falta el valor para poner distancia.

Hazlo… verás todo con más claridad. Y ya fuera de sus redes y con toda tu energía podrás darte cuenta de que ha sido la mejor decisión que has podido tomar.

Quizá caigas en la trampa psicológica de querer ayudar a estas personas a que… cambien

Inténtalo si quieres… pero la experiencia me dice… que NO PODEMOS AYUDAR A QUIEN NO QUIERE SER AYUDADO. Ellos no quieren cambiar… ¡quieren que cambies tú!

Algunas pautas para que “entrenes” …

  • No les des tanta importancia. Réstales tu atención.
  • Sácalas de tu vida y deséales lo mejor.
  • No polemices con ellas, no pretendas caerles bien… rodéate de gente buena.
  • Ve siempre con precaución… no les cuentes lo que no quieras que sepan.
  • No hables de ellas cuando no están. Cuanto más tiempo las tengas en tu pensamiento, más grande se hará su presencia en ti.
  • Perdónalas internamente… no hace falta que se lo digas a ellas.

Poner distancia en una relación tóxica NO SIGNIFICA QUE SEAS EGOÍSTA… es el camino que eliges para proteger tu salud emocional.

   “En la vida no todo el mundo es reemplazable. Ten cuidado de no hacer daño; deja tu huella, no cicatrices…”

Anónimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ángela Peco Psicología .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Web Empresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.