Síndrome del Impostor
Artículos Ansiedad, Artículos Relaciones Personales

DESENMASCARANDO EL SÍNDROME DEL IMPOSTOR

Síndrome del Impostor

Por Ángela Peco Psicología

El Síndrome del Impostor es algo así como si tu enemigo estuviese todo el día a tu lado, en tu hombro, diciéndote que lo que haces bien, es sólo cuestión de suerte, que no te lo crees ni tú, que hagas lo que hagas lo haces de forma incompetente, que si te felicitan es por puro compromiso… que eres mediocre.

¿Alguna vez te has sentido así? ¿Sientes que eres un auténtico fraude?

No te sientas solo o sola… incluso artistas de la talla de Pedro Almodóvar, Alejandro Sanz o Tom Hanks han hablado en varias ocasiones de cómo se sienten cuando son galardonados o cuando son halagados… se sienten impostores. Sienten que lo que hacen no es para tanto. Este síndrome quiere nublar tu talento.

Posibles Causas del Síndrome del Impostor

Este síndrome es más común entre la población femenina que entre la masculina… quizá esto te pueda dar pistas de sus posibles causas:

  • Cultura de la modestia: Las mujeres hemos sido socializadas para ser modestas y humildes, esto nos lleva a crear una necesidad automática de minimizar nuestros logros y atribuir el éxito a la suerte o a factores externos en lugar de reconocer nuestro propio mérito. Así es como alimentamos la inseguridad y la autoduda.
  • Sesgo de género: En nuestra cultura, es verdad que cada vez menos, pero siguen existiendo estereotipos de género arraigados que sugieren que las mujeres somos menos capaces o menos competentes que los hombres en algunos campos. Esto puede hacer internalicemos estas creencias como propias y nos sintamos como impostoras incluso cuando tenemos éxito.
  • Autoexigencia y perfeccionismo: Las mujeres tendemos a ponernos estándares muy altos para nosotras mismas y tendemos a ser más propensas al perfeccionismo, esto aumenta la probabilidad de experimentar el síndrome del impostor cuando sentimos que no estamos cumpliendo con estas expectativas autoimpuestas. Somos nuestro peor verdugo.

Pero no se trata solo de la condición de ser mujer, la revista Children realizó una investigación en la que se detectó que existía una relación estrecha entre la paternidad y la maternidad autoritarias con el desarrollo de estos sentimientos de inseguridad, autoexigencia…

Cuando desde niños hemos vivido en un ambiente de presión y devaluación, esto puede hacernos más propensos a desarrollar baja autoestima y vivir dudando de nuestras capacidades.

¿Tienes el Síndrome del Impostor?

A pesar de que este Síndrome es muy conocido, no está recogido aún con carácter clínico en manuales como el DSM-V.

Sin embargo, no deja de ser una realidad psicológica, donde asumes que los éxitos que hay en tu vida se han debido a factores externos a ti, como por ejemplo un golpe de suerte, buenas compañías, ayuda de otros… o simplemente causalidad.

Esto que parece que no es para tanto, y no merece la pena darle tantas vueltas… hace que la vida de quien lo sufre sea una auténtica pesadilla. Ya que viven en alerta constante para impedir que se descubra por otros lo que creen que ellos son: un auténtico fraude.

Síntomas

Las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes lanzaron al mundo este término en 1978 en la revista Psychotherapy.

Estos son los síntomas más frecuentes:

  • Atribución Externa de los éxitos. Creer que todos tus logros los has conseguido por suerte, por ayuda externa o por casualidad.
  • Miedo al fracaso: Tanto es así, que entras en parálisis. El miedo a cometeré errores o no estar a la altura de lo que piensen los demás te puede llevar al ciclo de la procrastinación, a evitar desafíos.
  • Inseguridad excesiva: Un discurso interno cargado de “Y si…?” con constantes dudas sobre ti y tu valor. Acabas boicoteando tus metas.
  • Perfeccionismo exagerado: La búsqueda de la excelencia, o algo es excelente o no es digno de mostrarse al mundo… y si tus logros los valoras así, te consideras un auténtico fraude, un impostor. Imagina los niveles de estrés y autoexigencia que esta condición esconde.
  • Comparación continua: Se trata de una comparación injusta y exagerada, ya que te comparas con los demás en lo que tú pierdes… ¡Así es imposible ganar! Es un auténtico desgaste, que lo que hace es afianzar más aún tu percepción de “no ser suficiente”.
  • Ansiedad y estrés desmedidos: Creo que no hace falta que explique porqué estos factores están aquí verdad… vivir en este estado de exigencia, de tensión y alerta sin ninguna duda impactan en tu salud mental.
  • Autosabotaje: Como no quieres dejarte en evidencia delante de los demás, vas a evitar asumir puestos de liderazgo, vas a evitar las oportunidades de crecimiento profesional e incluso puede afectarte en las relaciones personales… pues puedes incluso que no mereces estar al lado de alguien a quien consideras muy por encima de ti…

Vamos a hablar de superación

Lo primero que te propongo para abordar este síndrome es que te des cuenta de tu diálogo interno. Tenemos que descubrir tus creencias y cogniciones erróneas.

Trabajar el músculo de la autoestima y tu autovaloración es clave para desactivar este síndrome tan incapacitante.

Repite conmigo: Si has llegado alto es porque lo mereces.

Crecer implica, a su vez, sortear los miedos e inseguridades para hacer realidad tus deseos. ¡Adelante!

«El problema no es que no seas lo suficientemente bueno para eso; el problema es que eres lo suficientemente bueno para eso y aún lo dudas». Miriam Hathaway

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Ángela Peco Psicología.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Web Empresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.