maltrato
Artículos Hábitos Saludables, Artículos Relaciones Personales

HACIA LA LIBERTAD: ROMPIENDO LAS CADENAS DEL MALTRATO

maltrato

Por Ángela Peco Psicología.

En las últimas semanas, me es difícil dejar de ver en consulta como cada vez son más “las y los” pacientes que me explican cómo se sienten ante la difícil situación de convivir con situaciones en las que se menosprecia, se menoscaba, se daña, se hiere… a veces de formas muy profundas, (y lo peor, por personas que se suponen queridas y que les quieren…) lo más valioso que tenemos, nuestra propia vida, nuestra propia dignidad.

El maltrato, ya sea físico o psicológico, en todas sus variables, es una realidad dolorosa que afecta a muchas personas en silencio, en todos los estratos sociales, en todas las edades, en todos los entornos…

Ante esta situación, este artículo busca arrojar luz sobre el ciclo del maltrato, explorando los mecanismos de defensa que surgen y su impacto en posibles situaciones de trauma.

Comprendiendo el Ciclo del Maltrato

El maltrato no es un evento aislado; más bien, se desarrolla en un ciclo insidioso que atrapa a las personas en un patrón destructivo, casi sin darse cuenta, porque para sobrevivir al shock, nuestra mente intenta buscar estrategias que no nos deja ver la realidad de forma clara…

En sus primeras etapas, puede ser sutil, casi imperceptible. El agresor despliega tácticas de control y manipulación, y acaba minando la autoestima de la víctima.

Los mecanismos de defensa comienzan a emerger en este punto, como respuestas instintivas y de pura supervivencia, para protegerse del dolor emocional que suponen esas situaciones.

Eleanor Walker propuso este modelo que se conoce como “EL CICLO DE LA VIOLENCIA” para describir las fases típicas que ocurren en una relación abusiva. Aquí está una descripción más detallada que quizá pueda ayudarte a entenderlo un poco mejor:

Fase 1: Acumulación de Tensión

Escena Cotidiana:

En esta fase, la relación parece relativamente normal. Las parejas pueden estar llevando a cabo sus actividades diarias. Sin embargo, hay una creciente acumulación de tensión debido a pequeñas disputas, malentendidos o frustraciones que no se resuelven adecuadamente.

Señales Claves:

  • Comunicación tensa.
  • Pequeñas discusiones o desacuerdos sin resolver.
  • Aumento de la irritabilidad y la frustración.

Anótate esta recomendación: Fomentar la comunicación abierta y respetuosa para abordar los problemas a medida que surgen puede ayudar a prevenir la acumulación de tensión. Comunicación con un lenguaje sereno, no violento.

Fase 2: Explosión

Escena Cotidiana:

La acumulación de tensiones llega a un punto crítico, desencadenando una explosión emocional o física. Durante esta fase, el agresor puede perder el control y ejercer violencia, ya sea verbal o física, sobre la víctima.

Señales Claves:

  • Gritos, insultos o violencia física.
  • Ataques verbales destinados a menospreciar y controlar.
  • La víctima puede sentirse atrapada y temer por su seguridad.

Ten en cuenta esta recomendación: En esta fase, es crucial buscar ayuda profesional y apoyo. La sensación de inseguridad comienza a ser evidente. De hecho la víctima comienza a llevar a cabo conductas anticipatorias y adivinación del pensamiento (p.e. si no viene mi hermana con nosotros, él no estalla…)

Fase 3: Luna de Miel o Reconciliación

Escena Cotidiana:

Después de la explosión, el agresor puede sentir remordimientos y buscar la reconciliación. Pueden aparecer disculpas, regalos y promesas de cambio. La relación puede sentirse temporalmente más cercana y tranquila.

Señales Claves:

  • El agresor muestra arrepentimiento y promete cambiar.
  • Esfuerzos para calmar y apaciguar a la víctima.
  • La relación puede sentirse temporalmente más cercana y tranquila.
  • Observa si te pide perdón por lo que ha hecho, o lo que hace es justificar lo que ha hecho por cómo tú le haces sentir, o algo que hiciste… (es decir… ¿vuelve a culpabilizar a la víctima con su perdón?)

Esta es mi recomendación: Es crucial reconocer que la fase de reconciliación puede ser temporal y que el ciclo puede repetirse, o se ha repetido ya varias veces. La ayuda profesional es fundamental para abordar los problemas subyacentes y para hacerte ver que cada vez los ciclos van a ser más cortos y más rápidos, y menos “controlables” tanto para el agresor como para la víctima, que puede llegar a caer en indefensión. Haga lo que haga… intente controlar lo que sea que le puede molestar o no… finalmente siempre hay explosión.

Mecanismos de Defensa: Escudos Frágiles

La negación, minimización y racionalización son aliados temporales, creando una barrera psicológica que amortigua el impacto del maltrato.

Negación: La mente, como un instinto de supervivencia, tiende a negar la gravedad del maltrato. «Lo hace porque me quiere», se dice la víctima, aferrándose a una ilusión de amor que oculta la realidad tóxica. Cuidado aquí con los mitos del amor romántico.

Minimización: «No es tan malo», suele ser un pensamiento con el que intentan restar importancia a los abusos sufridos. Este mecanismo de defensa reduce el dolor a dimensiones más manejables, aunque solo sea en la superficie.

Racionalización: Buscar explicaciones lógicas para el comportamiento del agresor es otro escudo común. «Tiene mucho estrés en el trabajo», piensa la víctima, en un esfuerzo por justificar las acciones del maltratador.

Mitos del Amor Romántico que Afectan a la Víctima:

“El Amor lo Puede Todo”

Mito: La creencia de que el amor verdadero puede superar cualquier dificultad, incluso el abuso… (cuidado con este discurso por favor).

Impacto: La víctima puede permanecer en una relación dañina con la esperanza de que el amor resolverá los problemas.

“La Víctima Debe Cambiar al Agresor”

Mito: La responsabilidad recae en la víctima para cambiar el comportamiento del agresor.

Impacto: La víctima puede sentirse culpable por no ser capaz de cambiar al agresor, perpetuando así el ciclo de la violencia. Trabajar la importancia de la responsabilidad personal es crucial. Nadie es responsable de cambiar a nadie.

“El Perdón Inmediato como Solución”

Mito: Creer que el perdón inmediato es la clave para detener el abuso.

Impacto: La víctima puede perdonar rápidamente, sin abordar las causas profundas del comportamiento violento, como forma de poder terminar cuanto antes la situación puntual que la está dañando.

Mitos del Amor Romántico que Afectan al Agresor:

“Control como Expresión de Amor”

Mito: La creencia de que controlar a la pareja es una forma de demostrar amor.

Impacto: El agresor puede justificar el comportamiento controlador como una expresión de amor, perpetuando así el ciclo. Confunde a la víctima. Control no es Amor.

“Culpabilización de la Víctima”

Mito: Culpar a la víctima por provocar o merecer el abuso.

Impacto: El agresor puede evitar responsabilizarse y continuar justificando el comportamiento violento motivado por conductas, palabras… que ha llevado a cabo la víctima, o que el agresor incluso imagina que la víctima ha podido llevar a cabo…

“El Cambio sin Ayuda Externa”

Mito: Creer que el agresor puede cambiar sin la necesidad de intervención externa.

Impacto: La falta de búsqueda de ayuda profesional puede mantener el comportamiento violento sin abordar las causas subyacentes.

Desmitificando el Amor Romántico

Comunicación Transparente: El amor no justifica la violencia. La comunicación abierta y respetuosa es clave para relaciones saludables.

Responsabilidad Compartida: La responsabilidad de construir una relación sana es compartida. Ninguna persona tiene la responsabilidad exclusiva de cambiar a la otra.

Respeto como Fundamento: El respeto mutuo es esencial en cualquier relación. El control y la violencia no son expresiones válidas de amor.

Desmitificar estas creencias erróneas es crucial para romper el ciclo de la violencia y fomentar relaciones basadas en el respeto, la empatía y la seguridad emocional.

 El Impacto en la Salud Mental

A medida que el ciclo del maltrato persiste, los mecanismos de defensa, aunque inicialmente útiles, pueden convertirse en obstáculos para la sanación.

La acumulación de trauma deja cicatrices invisibles en la mente, afectando la autoestima, la confianza y la capacidad de establecer relaciones saludables… y un largo etcétera.

Un psicólogo puede ser un guía imprescindible en el camino hacia la recuperación, proporcionando herramientas para desmontar los mecanismos de defensa y abordar las heridas más profundas.

Caminos hacia la Sanación

Reconocimiento: El primer paso hacia la sanación es reconocer y aceptar la realidad del maltrato. Este acto valiente derriba la muralla de la negación y pone en marcha el proceso de recuperación.

Apoyo Profesional: Buscar la ayuda de un psicólogo es esencial. Este profesional puede proporcionar un espacio seguro para explorar las emociones, desentrañar los mecanismos de defensa y fomentar un cambio positivo, de modo que logres salir del ciclo nefasto de la violencia.

Construcción de la Autoestima: Trabajar en la reconstrucción de la autoestima es fundamental. La frase de Eleanor Roosevelt cobra relevancia: «Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento.»

CUADERNO PARA TRABAJAR TU AUTOESTIMA

Elegir la Libertad

En la senda hacia la sanación liberarse del ciclo del maltrato implica elegir la libertad, romper las cadenas del pasado y abrirse a un futuro lleno de posibilidades.

«La libertad es tener control sobre nuestra propia vida, no la vida controlando lo que hacemos con ella.»

«Mujeres que corren con lobos». Clarissa Pinkola Estés.

Quizás también pueda interesarte:

MALTRATO PSICOLÓGICO.

¿CUÁNDO IR AL PSICÓLOGO?

¿AMOR… PARA TODA LA VIDA…?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Ángela Peco Psicología.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Web Empresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.