depresión pareja
Artículos Depresión, Artículos Relaciones Personales

CUIDANDO EL AMOR: TIPS PARA APOYAR A TU PAREJA EN TIEMPOS DE DEPRESIÓN

depresión pareja

Por Ángela Peco Psicología.

Convivir junto a una persona con depresión es muy duro, y mucho más si se trata de tu pareja.

La depresión afecta de forma profunda tanto a quienes la experimentan, como a sus seres queridos.

Si quien está pasando por esta situación es tu pareja, tu apoyo en estos momentos es esencial para ella… Y buscar ayuda es fundamental para ambos.

LA IMPORTANCIA DEL APOYO

En este artículo, exploraremos estrategias desde la perspectiva de la psicología para ayudarte a estar ahí para tu ser querido y fortalecer vuestra conexión, sin dañarte tú.

La depresión no solo afecta al individuo, sino que también impacta en la dinámica de las relaciones en que se encuentra. El apoyo de la pareja juega un papel crucial en el proceso de recuperación de la persona afectada.

Cuando una persona se siente escuchada, comprendida y no juzgada, libera parte importante de su sufrimiento.

Bien es cierto que apoyar a tu pareja para transitar con éxito la salida de su estado de depresión va a suponer enfrentar momentos muy complicados, ya que, en muchas ocasiones, la persona puede sentirse desconsolada a pesar de tus esfuerzos; incluso, a veces, tus intentos, pueden ser interpretados como molestos en lugar de como alentadores para la persona. Su percepción del mundo y de sí mismo/a está distorsionada.

La mente de una persona con depresión funciona de forma diferente a la de una persona sin este trastorno. Las cosas que pasan en su vida, sea las que sean, todas tienen ese tono gris. Tienden a prestar más atención a lo que falta que a lo que tienen. Recuerdan más los aspectos negativos de sus días, de sus vidas… Es innegable que esta situación provoca, en la persona que la acompaña, sentimientos de rabia, de frustración, de impotencia… por no poder ofrecer una ayuda eficaz.  

La depresión es un trastorno emocional que afecta en como percibimos la vida, en cómo interactuamos con ella y cómo interpretamos la realidad…

Sobre todo, NO LO JUZGUES como si la persona fuese egoísta o no tuviese voluntad, o como que simplemente es que quiere hacerte sufrir… no es así.

 1. Comprende la Depresión: Una Perspectiva Informada

Antes de poder ayudar, es esencial entender lo que significa vivir con depresión. Carl Jung decía que «comprender no significa saber, pero saber significa entender.»

La depresión tiene muchas formas de expresarse. Algunas personas se recluyen en cama, otros aumentan su nivel de actividad y escapan “haciendo”, otros dejan de comer o comen demasiado… incluso un incremento en la agresividad puede ser un síntoma de depresión.

Cuando tu pareja comparta contigo sus sentimientos de desesperanza, e incluso puedas relacionar sus comportamientos atípicos con este estado… Al informarte sobre la depresión, puedes responder con más tranquilidad y trasmitir el sosiego que le puede faltar.

La comprensión de la depresión reduce el estigma asociado y promueve la empatía. Saber que la pareja está informada puede disminuir la sensación de soledad que la persona con depresión vive y establecer una base sólida para el apoyo emocional.

  1. Fomenta la Comunicación Abierta

La comunicación abierta es clave. Anima a tu pareja a expresar sus sentimientos y preocupaciones. Sé un oyente compasivo y evita juzgar. Pueden darse situaciones en las que tu pareja comparta sus pensamientos oscuros contigo. Podrías responder diciendo, «Gracias por compartir eso conmigo”. Pero sobre todo no emitas juicios sobre si te parece una actitud valiente, cobarde, sobre si exagera o no… todas tus opiniones aquí no ayudan… Se trata de la otra persona, no de ti.

La expresión abierta de emociones actúa como una válvula de escape emocional, proporciona un espacio seguro para liberar pensamientos negativos y puede disminuir la carga emocional, mejorando la salud mental general.

No se trata de andar todo el día endulzando lo que dices… pero sí de ser responsable de lo que dices y cómo se lo dices.

Frases que puedes intentar no decir pueden ser:

“Piensa en todo lo bueno que tienes en tu vida”

“Tienes que poner tú también de tu parte”

“Siempre estás igual…”

Ofrece tu escucha, y transmite tu apoyo… sin juicio.

  1. Establece Rutinas y Metas Pequeñas

La depresión puede hacer que las actividades diarias sean abrumadoras para la persona, que se ve incapaz de hacer lo más mínimo.

Colabora con tu pareja para establecer rutinas y metas pequeñas. Proponle algo parecido a esto: «Vamos a hacer una lista juntos de algunas cosas que haremos para la semana. ¿Quieres que empecemos por dar un paseo corto cada día?»

Cuando se llevan a cabo rutinas y metas pequeñas estamos ayudando a combatir la falta de motivación asociada con la depresión. Lograr pequeños objetivos puede aumentar la autoestima y proporcionar un sentido de control sobre la propia vida. La sensación de control de nuestras vidas es clave para poder salir de la depresión.

  1. Participa en el Cuidado Personal

Anima a tu pareja a cuidar de sí misma y únete a ella en actividades que promuevan el bienestar: Desde ejercicios ligeros hasta prácticas de relajación…

Encontrar actividades de autocuidado compartidas puede fortalecer el vínculo entre ambos y mejorar el estado de ánimo. Por ejemplo, si a tu pareja de gusta la jardinería podrías proponerle, «Este fin de semana vamos a ir al vivero y pondremos plantas en el jardín. ¿Qué te parece?»

El autocuidado fomenta la liberación de endorfinas, mejorando el estado de ánimo. La participación conjunta fortalece la conexión emocional y promueve una sensación de apoyo mutuo.

  1. Busca Apoyo Profesional Juntos

La terapia puede ser un recurso muy valioso. Acompañar a tu pareja a las sesiones y participar en el proceso terapéutico puede fortalecer vuestra unión y ofreceros a ambos herramientas adicionales para abordar la depresión.

La búsqueda de apoyo profesional demuestra el compromiso de ambos. La terapia proporciona un espacio seguro para abordar problemas que pueden estar manteniendo la depresión y aprender estrategias efectivas de afrontamiento y búsqueda de opciones.

  1. Para Cuidar Bien… Has De Cuidarte Bien

Cuidar y acompañar a una persona con depresión es tan duro, que muchas veces, es probable que tú mismo puedas desarrollar síntomas depresivos, ansiedad o síndrome de burnout (estar quemado).

Por eso, por favor, no descuides tu salud. Pon y respeta tus líneas rojas.

EL AMOR COMO FUENTE DE FORTALEZA

Apoyar a tu pareja durante la depresión es un viaje que requiere paciencia, comprensión y amor incondicional.

Conviértete en parte de su espacio seguro, donde tu pareja pueda expresarse y sentir apoyo. Además:

  • Muestra tu empatía, intenta comprender su situación y ponerte en su lugar.
  • No invalides sus emociones.
  • Trata de parar antes de culpar porque consideras que no quiere cambiar.
  • No des fuerza y no te tomes de forma personal sus acusaciones, enfados…
  • Paciencia: La depresión es una carrera de resistencia… tu mejor arma es la incondicionalidad. Es normal que flaquees, sobre todo cuando después de un tiempo bien vuelve a haber una recaída… Eres humano. Si lo necesitas, tómate pequeñas islas de libertad y de recuperación a lo largo del día o la semana (paseos, masajes, lectura…)
  • Eres clave en captar señales de empeoramiento (autolesiones, intentos de suicidio…). No le quites importancia a estas señales, pide ayuda profesional si lo ves oportuno.

En el viaje de la depresión, el amor incondicional se convierte en la luz que ilumina el camino hacia la esperanza y la curación.

«En las tormentas del corazón, el amor auténtico se convierte en el faro que guía a través de la oscuridad”. Rumi.

Quizá también te pueda interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Ángela Peco Psicología.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Web Empresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.