Los chicos buenos me aburren
Artículos Relaciones Personales

LOS CHICOS BUENOS… ME ABURREN

Los chicos buenos me aburren

Por Ángela Peco Psicología

Los chicos buenos me aburren

No es la primera vez que escucho, eso de “Sé que me conviene, pero es los chicos buenos me aburren”… o ¡al revés!

¿Pero qué nos pasa cuando tenemos una pareja a quien le gustamos, nos trata bien y siempre se ocupa de nuestro bienestar?

Quizá muchos podáis pensar que eso sería ideal… Sin embargo, muchas de estas parejas se quejan de un factor que puede ser muy destructivo… el ABURRIMIENTO.

¿Entonces es posible que cuando todo vaya bien, surja el aburrimiento?… pues, aunque te parezca ilógico… SÍ, así es.

Hay personas a las que las relaciones sanas, les resultan monótonas, aburridas, inaguantables…

Muchas personas después de haber convivido con parejas tóxicas, o haber compartido momentos con personas que les han dañado… al retomar su vida con personas que les tratan con amor y les muestran respeto…

Se sienten cansadas.

¿Esto quiere decir que las personas buscamos el conflicto cuando no lo tenemos?… no es del todo así…

Factores que Operan en que Veamos lo Bueno como Malo y al Revés:

  • Cuidado con los mitos sobre el amor: Cuando te centras en ideas irracionales sobre cómo ha de ser una relación, y eso no se corresponde con tu situación, puedes poner en duda tu propia relación y aparecer una sensación de insatisfacción y aburrimiento.
  • Normalizar lo tóxico: Normalmente antes de terminar con nuestra pareja, cada persona va madurando en su vida afectiva después de pasar por diferentes relaciones. Es normal haber tenido alguna mala relación antes de dar con alguien que nos trate con respeto, que nos trate bien…

Sin embargo, igual que en este proceso aprendemos lo que no queremos, también nos acostumbramos a vivir a veces en un conflicto frecuente, o en momentos de mucha montaña rusa emocional… (súper adictivo).

Fíjate, además, que hay una idea generalizada sobre que vivir en pareja ha de ser emocionante, nada aburrido y que en pareja “se sienten cosas” constantemente. Esto puede dar lugar a que, cuando en tu pareja haya ausencia de esas situaciones “emocionantes”, careces de discusiones o las resuelves bien… entonces lo vivas como una relación aburrida.

Lo que dice la ciencia

Muchos estudios demuestran cómo en las relaciones con mayor grado de ansiedad, hay también un componente de adicción importante, de modo que, aunque la ansiedad da lugar a relaciones inestables, también son las que generan más atracción… y por eso, los chicos buenos te aburren…

La lógica que hay detrás de este tipo de atracción es la que crea el refuerzo intermitente… es decir, damos más valor a los momentos positivos de la relación que son muy infrecuentes, a pesar de que los negativos sean más diarios y más dolorosos.

  • Nuestros Modelos de Relación: Los modelos de relación que hayamos tenido a lo largo de nuestra vida van a condicionar sin ninguna duda, las relaciones que vamos a establecer.

No, no es que te vayas a enamorar de alguien que sea como tu padre, o como tu madre… no es tan simple la cosa… Pero sí, que puede que repliques el rol de pareja que has podido observar en tu vida.

Todos estos factores pueden ayudar a explicar el motivo de por qué hay personas que pueden aburrirse en una relación “sana”. 

El hecho de habernos habituado a convivir en activación, y en el momento que te encuentras con esta nueva pareja, esta activación desaparece… puedes llegar a interpretarlo como que con esta persona te falta “vidilla”.

¿Cuál es tu Concepción sobre el Amor?

Todos tenemos en nuestro inconsciente muchas ideas sobre cómo debería ser nuestra pareja.

Nuestra experiencia en la vida, los medios de comunicación, la educación que hemos recibido… todo eso hace que esas ideas preconcebidas, las tengamos tan establecidas, que ingenuamente pensamos que forman parte de nosotros. 

Eso hace que al creerlas nuestras, ni siquiera nos planteemos eliminarlas de nuestras vidas, aunque, a pesar de que quisieras hacerlo… no es nada fácil.

Seguro que te suena eso del AMOR ROMÁNTICO… Un amor que es ideal, en el que uno ha de sacrificarse por el otro, que ambos amantes son uno sólo debido a su grado de complicidad… (Si los dos son uno… alguna parte se pierde por el camino ¿no crees?) 

Cuidado con este tipo de relaciones, ya que suelen convertirse en pequeñas jaulas…

Sin embargo, cuando después de vivir en una relación de este tipo, entras en otra donde sí que existe libertad, donde cada uno desarrolla su vida en ámbitos diferentes, donde no hay chantajes… podemos confundir todo esto con desinterés… (lo que antes nos ataba, quizá nos estábamos contando que era amor verdadero…)

Alguna vez seguro que has escuchado eso de “si tiene celos es porque te quiere”… esto, que puede ser incluso una forma de maltrato; cuando no aparece, puede incluso darnos a pensar que es porque a la otra persona no le interesamos.

Así somos los humanos.

 ¿Qué Puedo Hacer Si me Aburro en una Relación Sana?

Ten en cuenta una cosa… Una pareja no se estanca siempre en la etapa del AMOR ROMÁNTICO… con el tiempo esa etapa se abandona y se pasa a otra donde prima el AMOR COMPAÑERO, en este momento la pareja se afianza, con sus virtudes y sus defectos, y estos se tienden a aceptar y minimizar, porque se maximizan más las virtudes.

Intenta trabajar estos puntos:

Observa cuáles son los puntos fuertes de tu relación. Si tu pareja y tu compartís gustos, si te ofrece apoyo cuando lo necesitas, si existe pasión… Es normal que haya etapas, y subidas y bajadas en todo esto, pero siempre que digo que el amor es una decisión, y de ti depende el tomar o no la decisión de reavivarlo.

Trabaja en tu responsabilidad emocional. Cada error salvado y bache superado es una prueba de que puedes afrontar situaciones complicadas y salir de ellas con un aprendizaje.

Plantéate que relación quieres tener. Valora costes y beneficios.

Observa si eres de esas personas que se aburre en su relación. Valora los costes y beneficios que obtienes de la misma. Valora quién eres tú en esa relación y cómo contribuyes a la misma.

En cualquier caso, siempre RESPETO y EMPATÍA… pero sobre todo NO DAÑO.

En muchos casos es mejor plantear una ruptura desde la honestidad y el respeto que continuar con algo que nos hace ser tiranos o víctimas.

«El amor no es solo una emoción; es una decisión, un compromiso constante que debemos nutrir y cuidar.» Ángela Peco.

Quizá también te pueda interesar:

LOS 3 INSEPARABLES DEL AMOR

¿AMOR PARA TODA LA VIDA?

Trabajar tu autoestima es otro punto importante para sentirte fuerte a la hora de abordar una relación de pareja sana.p

depresión pareja
Artículos Depresión, Artículos Relaciones Personales

CUIDANDO EL AMOR: TIPS PARA APOYAR A TU PAREJA EN TIEMPOS DE DEPRESIÓN

depresión pareja

Por Ángela Peco Psicología.

Convivir junto a una persona con depresión es muy duro, y mucho más si se trata de tu pareja.

La depresión afecta de forma profunda tanto a quienes la experimentan, como a sus seres queridos.

Si quien está pasando por esta situación es tu pareja, tu apoyo en estos momentos es esencial para ella… Y buscar ayuda es fundamental para ambos.

LA IMPORTANCIA DEL APOYO

En este artículo, exploraremos estrategias desde la perspectiva de la psicología para ayudarte a estar ahí para tu ser querido y fortalecer vuestra conexión, sin dañarte tú.

La depresión no solo afecta al individuo, sino que también impacta en la dinámica de las relaciones en que se encuentra. El apoyo de la pareja juega un papel crucial en el proceso de recuperación de la persona afectada.

Cuando una persona se siente escuchada, comprendida y no juzgada, libera parte importante de su sufrimiento.

Bien es cierto que apoyar a tu pareja para transitar con éxito la salida de su estado de depresión va a suponer enfrentar momentos muy complicados, ya que, en muchas ocasiones, la persona puede sentirse desconsolada a pesar de tus esfuerzos; incluso, a veces, tus intentos, pueden ser interpretados como molestos en lugar de como alentadores para la persona. Su percepción del mundo y de sí mismo/a está distorsionada.

La mente de una persona con depresión funciona de forma diferente a la de una persona sin este trastorno. Las cosas que pasan en su vida, sea las que sean, todas tienen ese tono gris. Tienden a prestar más atención a lo que falta que a lo que tienen. Recuerdan más los aspectos negativos de sus días, de sus vidas… Es innegable que esta situación provoca, en la persona que la acompaña, sentimientos de rabia, de frustración, de impotencia… por no poder ofrecer una ayuda eficaz.  

La depresión es un trastorno emocional que afecta en como percibimos la vida, en cómo interactuamos con ella y cómo interpretamos la realidad…

Sobre todo, NO LO JUZGUES como si la persona fuese egoísta o no tuviese voluntad, o como que simplemente es que quiere hacerte sufrir… no es así.

 1. Comprende la Depresión: Una Perspectiva Informada

Antes de poder ayudar, es esencial entender lo que significa vivir con depresión. Carl Jung decía que «comprender no significa saber, pero saber significa entender.»

La depresión tiene muchas formas de expresarse. Algunas personas se recluyen en cama, otros aumentan su nivel de actividad y escapan “haciendo”, otros dejan de comer o comen demasiado… incluso un incremento en la agresividad puede ser un síntoma de depresión.

Cuando tu pareja comparta contigo sus sentimientos de desesperanza, e incluso puedas relacionar sus comportamientos atípicos con este estado… Al informarte sobre la depresión, puedes responder con más tranquilidad y trasmitir el sosiego que le puede faltar.

La comprensión de la depresión reduce el estigma asociado y promueve la empatía. Saber que la pareja está informada puede disminuir la sensación de soledad que la persona con depresión vive y establecer una base sólida para el apoyo emocional.

  1. Fomenta la Comunicación Abierta

La comunicación abierta es clave. Anima a tu pareja a expresar sus sentimientos y preocupaciones. Sé un oyente compasivo y evita juzgar. Pueden darse situaciones en las que tu pareja comparta sus pensamientos oscuros contigo. Podrías responder diciendo, «Gracias por compartir eso conmigo”. Pero sobre todo no emitas juicios sobre si te parece una actitud valiente, cobarde, sobre si exagera o no… todas tus opiniones aquí no ayudan… Se trata de la otra persona, no de ti.

La expresión abierta de emociones actúa como una válvula de escape emocional, proporciona un espacio seguro para liberar pensamientos negativos y puede disminuir la carga emocional, mejorando la salud mental general.

No se trata de andar todo el día endulzando lo que dices… pero sí de ser responsable de lo que dices y cómo se lo dices.

Frases que puedes intentar no decir pueden ser:

“Piensa en todo lo bueno que tienes en tu vida”

“Tienes que poner tú también de tu parte”

“Siempre estás igual…”

Ofrece tu escucha, y transmite tu apoyo… sin juicio.

  1. Establece Rutinas y Metas Pequeñas

La depresión puede hacer que las actividades diarias sean abrumadoras para la persona, que se ve incapaz de hacer lo más mínimo.

Colabora con tu pareja para establecer rutinas y metas pequeñas. Proponle algo parecido a esto: «Vamos a hacer una lista juntos de algunas cosas que haremos para la semana. ¿Quieres que empecemos por dar un paseo corto cada día?»

Cuando se llevan a cabo rutinas y metas pequeñas estamos ayudando a combatir la falta de motivación asociada con la depresión. Lograr pequeños objetivos puede aumentar la autoestima y proporcionar un sentido de control sobre la propia vida. La sensación de control de nuestras vidas es clave para poder salir de la depresión.

  1. Participa en el Cuidado Personal

Anima a tu pareja a cuidar de sí misma y únete a ella en actividades que promuevan el bienestar: Desde ejercicios ligeros hasta prácticas de relajación…

Encontrar actividades de autocuidado compartidas puede fortalecer el vínculo entre ambos y mejorar el estado de ánimo. Por ejemplo, si a tu pareja de gusta la jardinería podrías proponerle, «Este fin de semana vamos a ir al vivero y pondremos plantas en el jardín. ¿Qué te parece?»

El autocuidado fomenta la liberación de endorfinas, mejorando el estado de ánimo. La participación conjunta fortalece la conexión emocional y promueve una sensación de apoyo mutuo.

  1. Busca Apoyo Profesional Juntos

La terapia puede ser un recurso muy valioso. Acompañar a tu pareja a las sesiones y participar en el proceso terapéutico puede fortalecer vuestra unión y ofreceros a ambos herramientas adicionales para abordar la depresión.

La búsqueda de apoyo profesional demuestra el compromiso de ambos. La terapia proporciona un espacio seguro para abordar problemas que pueden estar manteniendo la depresión y aprender estrategias efectivas de afrontamiento y búsqueda de opciones.

  1. Para Cuidar Bien… Has De Cuidarte Bien

Cuidar y acompañar a una persona con depresión es tan duro, que muchas veces, es probable que tú mismo puedas desarrollar síntomas depresivos, ansiedad o síndrome de burnout (estar quemado).

Por eso, por favor, no descuides tu salud. Pon y respeta tus líneas rojas.

EL AMOR COMO FUENTE DE FORTALEZA

Apoyar a tu pareja durante la depresión es un viaje que requiere paciencia, comprensión y amor incondicional.

Conviértete en parte de su espacio seguro, donde tu pareja pueda expresarse y sentir apoyo. Además:

  • Muestra tu empatía, intenta comprender su situación y ponerte en su lugar.
  • No invalides sus emociones.
  • Trata de parar antes de culpar porque consideras que no quiere cambiar.
  • No des fuerza y no te tomes de forma personal sus acusaciones, enfados…
  • Paciencia: La depresión es una carrera de resistencia… tu mejor arma es la incondicionalidad. Es normal que flaquees, sobre todo cuando después de un tiempo bien vuelve a haber una recaída… Eres humano. Si lo necesitas, tómate pequeñas islas de libertad y de recuperación a lo largo del día o la semana (paseos, masajes, lectura…)
  • Eres clave en captar señales de empeoramiento (autolesiones, intentos de suicidio…). No le quites importancia a estas señales, pide ayuda profesional si lo ves oportuno.

En el viaje de la depresión, el amor incondicional se convierte en la luz que ilumina el camino hacia la esperanza y la curación.

«En las tormentas del corazón, el amor auténtico se convierte en el faro que guía a través de la oscuridad”. Rumi.

Quizá también te pueda interesar:

Artículos Relaciones Personales

SEPARADOS… PERO BIEN AVENIDOS

Por Ángela Peco Psicología.

Para nosotros, los adultos, afrontar una situación de ruptura sentimental es complicado y difícil.

Cuando hay niños por medio, para ellos es mucho más complicado y difícil aún…

Uno de los dos (o papá o mamá…)  ya no vive en casa, tampoco lo recoge ya del cole, ni le ayuda con los deberes, ni cenan juntos, ni hay beso de buenas noches…

Todo es raro para todos… pero para ellos, los niños, mucho más…

Los abuelos están raros, en casa todo es raro, todos estamos como tristes, el sonido del móvil nos altera… todo son horarios, prisas, gritos, preocupación… y sí, esta situación sin lugar a dudas, a los niños les afecta más…

Esta situación no solo les afecta en casa, sino en todos sus ambientes… jugando al fútbol, estando con sus amigos, mientras está en clase… Sienten rabia y esa rabia se muestra en su carácter, y lo exteriorizan como pueden o saben…

De todo esto podemos deducir que un divorcio… a veces no sólo es cosa de dos… por eso es tan importante que este momento se afronte por la pareja con hijos con una alta dosis de RESPONSABILIDAD. El objetivo: que la ruptura no afecte en nada el bienestar de los niños.

Un dato… En España aproximadamente en el 60% de los divorcios hay hijos de por medio…

Fundamental… Esforzarse por el buen entendimiento.

Pero esto no siempre es así… ya que cuando se llega a una ruptura, venimos de episodios de falta de respeto, de culpas o falta de amor… y eso siempre dificulta el entendimiento, porque cada uno ve el mundo desde su perspectiva… con sus propias gafas…

Con todo esto no quiero decir que una pareja tenga que mantenerse a pesar de los pesares “por los hijos”. ¡Ni mucho menos!

Es muy habitual escuchar decir eso de “Si no me separo es por mis hijos” …  Una frase que para nuestra mente es demoledora. Que consigue engañarnos y nos hace continuar y alargar una situación agónica de convivencia… por los hijos. Según mi experiencia… esto no hace, más que empeorar aún más las cosas…

Cuando una persona decide separarse, o se le pasa la idea por la cabeza en alguna ocasión, han tenido que venir pasando “cosas” que han terminado avocando los pasos a ese lugar del camino.

La persona que toma la decisión puede sentir frustración, dolor, decepción, enfado, tristeza… puede que ya esté cansada de haberlo intentado varias veces y de que al final, siga sin funcionar su relación… y llega un momento en el que te das cuenta que lo que era para siempre… ha llegado al final.

Plantéate si vives en un hogar (con todo lo que conlleva esta palabra) … o vives en una casa con alguien de quien eres compañero de piso y con quien, además, no te llevas bien…

Si sabiendo esto… sigues sin dar el paso “por los hijos…” has de saber que…  para los niños, el hecho de convivir en un hogar donde los padres viven en conflicto continuamente o mantienen una relación de irrespeto, sin comunicación… además de producirles angustia, estrés mantenido y confusión, también les está trasladando una FUENTE NEGATIVA DE APRENDIZAJE, de la que ellos aprenderán cosas como a relacionarse en pareja, a convivir con los demás, a solucionar los problemas, a mostrar afecto…

No me gusta nada utilizar esta frase… “Los niños son como esponjas…” , (aunque todos sabemos lo que quiere decir…) ¡los niños son personas!, y sí,  se enteran absolutamente de todo, y sienten todo.

Aunque creas que viven en su mundo de juguetes y cuentos maravillosos, ellos saben perfectamente cuando mamá está triste, cuando papá está alterado, cuando se cierra la puerta del baño porque papá y mamá están discutiendo… y estas situaciones les genera miedo, incertidumbre, culpa…

Imagina por un momento que tú eres un niño pequeño… ¿Acudirías a pedir ayuda, apoyo o simplemente a pedir un mimo a tu padre o tu madre si viven continuamente enfadados con la vida, encerrados en habitaciones separadas…? Seguramente que no… Quizás harías lo posible para lograr que tus padres se hablasen bonito, se dijeran cosas buenas… y quizá sintieras culpa si no consigues este objetivo… o quizá te pusieras a llamar la atención, portándote fatal para que así los dos tengan algo en común por lo que preocuparse que no sean ellos mismos…

No se… es bueno a veces (o siempre) ponernos en el lugar de los niños, o recordar el cómo nos sentíamos cuando nosotros lo éramos…

No separarnos “por los hijos” … y no hacer nada para mejorar nuestra relación, salvo dejar pasar el tiempo… no es responsable para con nosotros, pero tampoco para con ellos… porque les estamos enseñando mensajes muy contundentes…

  • En las relaciones de pareja hay que aguantar… al final todas son lo mismo…
  • En pareja no hace falta expresar afecto. Se puede vivir ignorando al otro… haciendo como si todo estuviera bien.
  • Los conflictos se resuelven evitando el problema… o en el otro extremo, a voces, a golpes…

¿DE VERDAD SIGUES PENSANDO QUE LA SEPARACIÓN PRODUCE UN TRAUMA EN LOS NIÑOS?

¿TIENES YA CLARO QUÉ ES LO QUE PRODUCE TRAUMA EN LOS NIÑOS?

Exacto… No todo va bien por el hecho de que papá y mamá vivan bajo el mismo techo… No es la separación lo que provoca el trauma en los niños… es el CÓMO se lleve a cabo esa separación

Cuando llevamos a cabo la separación de una manera adecuada, el niño está aprendiendo que a veces, aunque nos duela, hay que tomar decisiones complicadas en la vida…

Los adultos tenemos la responsabilidad de ser MODELOS para nuestros hijos… BUENOS MODELOS… y más aún a la hora de afrontar momentos complicados como lo es una separación.

Nuestros hijos afrontarán con entereza esta situación si nosotros como adultos cooperamos para llevarlo a cabo de manera positiva.

Como siempre te dejo ALGUNAS CLAVES:

  • NEGOCIACIÓN. Llegar a acuerdos es lo primero. Ganar-Ganar. Evita las críticas a la otra parte y no permitas que nadie de tu familia las lleve a cabo. No hay culpables. Ambos habéis llegado a la situación actual, ambos sois responsables de la misma…
  • Haz todo lo posible para que los niños NO TENGAN QUE IR ANTE UN JUEZ…
  • EXPLICARLE AMBOS a los niños, con cariño, lo que ha pasado y en qué punto del camino estáis como familia. Tienen que tener claro que no van a perder a ninguno de sus padres. Aquí dos puntos son importantes:
  • No generar expectativas de reconciliación
  • Evitar el sentimiento de abandono

– NO UTILICES A TUS HIJOS… No son moneda de cambio.

– SIGUES TENIENDO QUE CUMPLIR CON TUS OBLIGACIONES COMO PADRE O MADRE, te separas de tu pareja, no de tus hijos. Participar de su educación, de sus cuidados…

– SI TIENES UNA NUEVA PAREJA… NO CONFUNDAS A TUS HIJOS CON ROLES PARENTALES. Su madre siempre será su madre y su padre siempre será su padre. Introduce a esta tercera persona en su vida de forma suave… y sin confundirles.

– TU HIJO NO ES TU ESPÍA… TAMPOCO TU “CORRE-VE-Y-DILE”…

Los niños van a vivir el divorcio a través de los ojos de sus padres… Afrontar esta etapa de cambio centrados en el PARA QUE… en lugar de en el POR QUÉ… os ayudará a vosotros y también a los niños a vivirla desde una perspectiva que os aporte a todos, sobre todo, seguridad.

 

“Llevó años darme cuenta que el divorcio de mis padres no había sido mi culpa”

Kurt Cobain.

Artículos Relaciones Personales

¿AMOR… PARA TODA LA VIDA…?

Por
Ángela Peco Psicología.

Empezamos
la temporada de bodas.

Declarar
delante de todos que “Amas a alguien, para toda la vida”, firmarlo, grabarlo en
oro… (el más puro de los metales).

Esa
frase que está arraigada dentro de nosotros… (queramos o no) y que nos
condiciona a la hora de elegir a esa persona con la que queremos compartir la
vida en todas o muchas de sus facetas: “Para toda la vida”…

amor arena

Esta
frase dota de solemnidad (casi asusta un poco) a un sentimiento “sencillo”,
lleno de magia y presente en la vida de todos: el Amor.

Quizá
en alguna ocasión te has preguntado al ver a una pareja mayor, o incluso al ver
a tus padres… ¿cómo han conseguido mantener todo el tiempo su relación, sin rendirse,
sin aburrirse y aún, mostrándose cariño…? Y quizá después de esta pregunta, te
has respondido de una de estas dos maneras:

  • Porque se han
    resignado a vivir juntos.
  • Porque han
    aprendido a convivir, a respetarse, haciendo prevalecer el cariño por encima de
    todo lo demás.

Pero
volviendo al presente… ahora todo es distinto.

Las
relaciones de pareja cada vez duran menos tiempo, y es cada vez más complicado
tener una pareja para toda la vida.

Cuando
empezamos la aventura de una nueva historia de amor deseamos con toda el alma que
sea “la definitiva”, que nos dure siempre. Pero… muchas veces, con el paso del tiempo
y a pesar del “esfuerzo” que realizamos, el amor se acaba.

Muchos
estudios han demostrado que lo que entendemos como Amor… dura ¡¡¡tres años!!! …
sorprendente?? Realmente este tiempo es lo que dura la novedad, la sorpresa, lo
que nos mantiene en modo ON… pero el AMOR es mucho más.

El
que una pareja se mantenga en el tiempo puede relacionarse en gran medida con
estos factores:

  • Admiración mutua.
    Quiero decir… admirar al otro por lo que es en su intimidad, no tanto por sus
    logros, su posición social o económica… no, me refiero a admirarlo porque
    valoras más sus aspectos positivos que los negativos, que también eres capaz de
    ver.
  • Compromiso.
    Muchas personas aún siguen pensando que
    el compromiso está relacionado con casarse, tener hijos, una mascota o tener
    una hipoteca común… Esos son compromisos sociales, por los que muchas “parejas”
    se mantienen atrapadas… pero no es a ese tipo de compromiso al que me refiero.
    Se trata de que cada miembro de la pareja sea consciente de sus valores
    principales, y que cada miembro se comprometa con los valores fundamentales del
    otro.
  • Confianza.
    Conceder y concederte espacio dentro de la pareja. Confianza no es control.
    Confiar es respetar la libertad.
  • Atracción.
    El mantener una vida sexual sana y satisfactoria para ambos, es igual de
    importante a la hora de lograr una pareja que perdure. Esto también significa
    saber gestionar los periodos en los que, fisiológicamente, puede haber una
    pérdida de la libido.

Pero
no quiero que nos quedemos aquí…

Es
clave que entendamos que estos factores han de ser bidireccionales en la pareja. No pueden ejercerse sólo en una
dirección, y tampoco ser estáticos… han de evolucionar en el tiempo, en ambas
direcciones. Esto significa que los dos miembros de la pareja han de recibir
del otro y ofrecer al otro admiración, compromiso, confianza y atracción, para
que la relación no empiece a cojear.

Un
par de apuntes para aterrizar estas ideas:

  • Bajar a Tierra:
    Normalmente cuando comenzamos una relación no podemos evitar “idealizar” al
    otro. De hecho, este fenómeno tiene la culpa de que muchas relaciones no vayan
    a ningún lado… El amor romántico de telenovela juega malas pasadas. Las buenas
    relaciones se construyen cada día.
  • Trabajar en Equipo:
    Crecer al lado de tu pareja es clave, conseguir su apoyo en tus logros, y
    apoyarlo en los suyos. Una pareja que se mantiene igual durante años, que se acomoda
    en sus avances, corre el peligro de que le ocurra lo mismo que al agua cuando
    se estanca… Marcarse objetivos juntos y por separado, con el apoyo del otro,
    revitaliza la relación. El amor que dura toda una vida trabaja en equipo. Son
    dos personas mirando en una misma dirección y apoyándose la una en la otra.

En
referencia a este último apunte… sí, hablar de pareja es hablar de dos, si no,
no sería pareja… pero hablar de dos no significa hablar sólo de dos, porque dos
es igual a uno más uno… es decir, pareja es hablar de EQUILIBRIO entre Dependencia e Independencia.

Trabajar
en equipo, ya sabes lo que conlleva:

  • Tener bien
    definidos los roles, pero sin rigideces, siempre actuando con flexibilidad, en
    un espacio de libertad.
  • Manejar bien los
    conflictos.
  • Saber cuándo
    perdonar, ceder, dar nuevas oportunidades…
  • Aliviar el
    estrés del otro.
  • Cuidar al otro,
    y saber cuidarse a uno mismo…

El
amor es un viaje en compañía.

Este
viaje no siempre es fácil, implica mantener el compromiso y la admiración a
pesar de las dificultades y de las diferencias que surgen. Superar los cambios
que aparecen en la vida interna y externa de las dos personas que conforman la
relación. Afrontar los desafíos vitales con entendimiento y buscando siempre ese ganar-ganar para
ambos. Porque Amar nunca es perder.

De
hecho, si sientes que en tu pareja estás perdiendo… es que algún “enemigo secreto”
del amor se ha colado en tu relación.

¿Cuáles
son estos enemigos secretos?

Control.
Desprecio. Crítica interna y abierta. Faltas de respeto. Falta de compromiso…

En
el momento que se cuelan… tienden a multiplicarse, de forma sutil a veces, o
descarada otras… y sientes que duele, que hace daño, y dañas, y entonces… el
veneno está haciendo lo que sabe hacer. El antídoto: SÍNCERATE. Primero, contigo mismo/a. Nadie va a llenarte tus vacíos
internos y tampoco puedes culpar a nadie por ellos.

Las
personas pasamos a lo largo de nuestro camino vital por varios momentos
críticos. Si estás en pareja, esos momentos los vives a su lado.

Me
refiero a momentos negativos, pero también positivos como: Que no encuentras
trabajo, que fallece una persona importante para ti, que no vienen los hijos o
que sí habéis tenido un hijo, ¡o dos!, que has ascendido laboralmente…

Cuando
ocurren hechos así, nuestro cerebro está afrontando esos cambios, porque nos
tenemos que adaptar a nuevas circunstancias.

Pues
la pareja, igual que el cerebro, ha de adaptarse a las mismas.

Y
de nuevo aparece una palabra de la que os he hablado en ocasiones: la RESILIENCIA, que es fundamental en
todos los aspectos de nuestra vida para lograr el éxito, y por supuesto,
también lo es, cuando hablamos del éxito en la pareja.

RESILIENCIA:
Capacidad que tiene una persona para
superar una circunstancia adversa y que sale fortalecida de la misma, una vez
que la supera.
Importantes aquí cuatro palabras: Flexibilidad, creatividad,
dinamismo y comunicación.

Cuando
una pareja aplica estas cuatro palabras en las etapas de cambio en su vida
común, se convierte en una pareja
“inoxidable”
, y en estas parejas, ninguno de sus miembros limita la
libertad individual del otro.

“Un
matrimonio de éxito requiere enamorarse muchas veces, siempre de la misma
persona”

Mignon
McLaughlin